Alcaldes locales rechazan condición santuario