Esposan a un caimán que interrumpió un juego