Halloween sangriento: niños piden dulces, pero reciben otra cosa