El enigma del "pequeño Jacob", cuyo cuerpo nadie reclama