California

Ley prohibiría a escuelas de California notificar a padres sobre cambios de pronombres de alumnos

El Senado estatal aprobó la propuesta el jueves.

Shutterstock

SACRAMENTO, California - A los distritos escolares de California se les prohibiría exigir a los maestros que notifiquen a los padres si sus hijos solicitan usar un nuevo pronombre en la escuela, según un proyecto de ley que la Legislatura estatal está sopesando en medio de batallas legales sobre los derechos de los progenitores y estudiantes no conformes con su género.

El Senado estatal aprobó el jueves la propuesta, que prohibiría a los distritos escolares aprobar o hacer cumplir políticas que exijan al personal escolar revelar la identidad de género u orientación sexual de un estudiante a cualquier otra persona sin el permiso del menor, con algunas excepciones. El objetivo es proteger a los estudiantes cuya seguridad podría verse amenazada si viven en hogares poco acogedores.

El tema es personal para Kai, un hombre transgénero que recientemente se graduó de la escuela secundaria dentro del Distrito Escolar Unificado de Rocklin, cerca de Sacramento, y fue tratado por intentos de suicidio antes de revelar su identidad. Confió en una maestra "que había mostrado su dedicación y empatía hacia todos sus alumnos", dijo Kai en una conferencia de prensa el mes pasado.

"Tener un adulto de confianza es fundamental para garantizar que un niño queer llegue a su próximo cumpleaños. Si te preocupas por los niños, promulgarás esta legislación que protegerá su bienestar y protegerá sus vidas", indicó.

Los legisladores aprobaron la legislación siguiendo líneas partidistas después de más de una hora de un emotivo debate en el que senadores demócratas LGBTQ+ contaron historias sobre cómo retrasaron hablar con sus padres o fueron expuestos por otra persona. Argumentaron que los estudiantes no conformes con su género deberían poder hablar con sus familias en sus propios términos. Pero los legisladores republicanos dijeron que el estado no debería dictar si los distritos escolares pueden hacer cumplir las llamadas políticas de notificación a los padres y que las escuelas tienen la obligación de ser transparentes con los progenitores.

Es parte de un debate a nivel nacional sobre los distritos escolares locales y los derechos de los padres y estudiantes LGBTQ+. Estados de todo el país han tratado de imponer prohibiciones a los cuidados médicos de reafirmación de género, excluir a los atletas transgénero de los deportes de niñas y mujeres, y exigir que las escuelas expongan a los estudiantes transgénero y no binarios a sus padres. Algunos legisladores de otros estados han presentado proyectos de ley en sus legislaturas con un lenguaje amplio que exige que se notifique a los padres sobre cualquier cambio en la salud o el bienestar emocional de sus hijos.

La senadora estatal republicana Kelly Seyarto, que representa a Murrieta en el sur de California, dijo que las escuelas deberían aumentar la transparencia con los padres notificándoles el cambio de identificación de género de sus hijos.

"Si incluimos a los padres, esa es la mejor manera de pasar de la ira y el enojo de la gente a desarrollar una solución que funcione para todos", señaló.

Los funcionarios de California no deberían impedir que se notifique a todos los padres por la posibilidad de que algunos de ellos reaccionen mal, opinó Greg Burt, vicepresidente del Consejo Familiar de California, un grupo cristiano conservador.

"No se da por sentado que todos los padres son inseguros. Esa no debería ser la suposición", indicó Burt.

El proyecto de ley ahora se dirige a la Asamblea estatal, donde tendría que ser aprobado en comités y en el pleno antes de que pueda llegar al escritorio del gobernador demócrata Gavin Newsom, cuya administración ha luchado contra las juntas escolares por estas políticas de notificación.

El debate sobre estas políticas se desarrolla en casos judiciales en todo el estado.

En agosto, el fiscal general, el demócrata Rob Bonta, demandó al Distrito Escolar Unificado de Chino Valley por la regla de notificación, argumentando que discriminaba a los estudiantes que no se ajustaban a su género asignado. Un juez bloqueó tentativamente partes de la política, y el distrito luego actualizó la regla para aplicarla de manera más amplia cuando un menor solicita algún cambio en sus registros estudiantiles.

Pero en un caso que involucraba al Distrito Escolar Escondido Union en el sur de California, un juez dictaminó tentativamente impedir que el distrito reprendiera a los maestros por notificar a los padres sobre el cambio de identificación de género de sus hijos.

La senadora estatal Caroline Menjivar, que es lesbiana, dijo en el pleno del Senado el jueves que alguien más le reveló su orientación sexual a su madre cuando ella tenía 16 años.

"Llegué a casa y encontré literalmente todas mis cosas en el jardín delantero porque me echaron", narró la demócrata que representa al Valle de San Fernando. "Eso es lo que sucede cuando los padres no aceptan niños queer", resaltó.

Menjivar luego volvió a ocultar su sexualidad para poder seguir viviendo en su casa, indicó. No volvió a confesarle su sexualidad a su madre hasta los 25 años. Su madre todavía no la acepta, dijo Menjivar, que ahora tiene 35.

"Hay muchos niños queer en California que tienen estas historias", sentenció.

Contáctanos