California

Cientos de muertes, miles de heridos y millones de dólares: el costo del calor extremo en California

El calor extremo ha provocado más muertes que los incendios forestales y ha costado miles de millones de dólares en una década, según el departamento de seguros del estado.

Getty Images

Una ola de calor abrasadora en California durante la semana pasada y el feriado del 4 de julio podría verse coronada por la temperatura más alta jamás registrada en la Tierra. Ese tipo de calor extremo ha provocado más muertes que los incendios forestales y ha costado miles de millones de dólares en una década, según el departamento de seguros del estado.

Siguiendo un mandato de 2022, un nuevo informe del departamento analizó siete eventos de calor extremo en el estado entre 2013 y 2022 y descubrió que se cobraron la vida de varios cientos de californianos.

Los acontecimientos también tuvieron un impacto económico total de $7,700 millones en forma de pérdida de salarios y productividad, interrupciones en la agricultura y la fabricación, cortes de energía, daños a la infraestructura y más.

Los 20 incendios forestales más mortíferos del estado, que se remontan a 1933, mataron a un total de 312 personas, según Cal Fire. El número de muertos por los eventos de calor extremo identificados por el Departamento de Seguros fue mayor: se estima en casi 460 en un informe, el primero de su tipo, que el departamento publicó la semana pasada. Y es probable que el número de víctimas fuera en realidad mayor, de casi 4,000 en una década, según mostró un análisis de Los Angeles Times de 2019.

Michael Méndez, profesor asistente de planificación y política ambiental en UC Irvine y autor de "Climate Change from the Streets", estuvo de acuerdo en que lo más probable es que el número de víctimas sea mayor, porque los efectos del calor extremo pueden ser difíciles de designar y cuantificar.

"Es realmente importante entender que el calor es un asesino silencioso", dijo Méndez. Sin embargo, el calor extremo "requiere la misma velocidad de acción que los grandes desastres, como los incendios forestales", añadió.

Uno de los principales objetivos del informe es proporcionar datos que puedan ayudar a informar y conducir a la acción por parte de los responsables políticos, los gobiernos, las empresas y la industria de seguros.

Según el informe, hay poca o ninguna cobertura de seguro disponible para algunos efectos y costos del calor extremo, como la pérdida de salarios de los trabajadores, cortes de energía para residentes y empresas y daños a los ferrocarriles.

El comisionado de seguros, Ricardo Lara, y el departamento, están bajo presión para abordar los problemas de disponibilidad y asequibilidad de seguros que han afectado al estado, porque algunas aseguradoras han dejado de renovar o emitir nuevas pólizas para propietarios de viviendas en California, citando el riesgo de incendios forestales como un factor importante.

El informe también sigue a años de advertencias sobre el calor extremo y otros efectos del cambio climático por parte de otras entidades estatales, como la Oficina del Analista Legislativo, y los esfuerzos de los legisladores para abordarlos.

El informe de 92 páginas, que evalúa los costos asegurados y no asegurados del calor y recomienda acciones y cambios rápidos, fue ordenado por un proyecto legislativo patrocinado por Lara que se convirtió en ley en 2022, cuyo objetivo principal era establecer un sistema de clasificación de calor extremo. Ese sistema, CalHeatScore, está siendo desarrollado ahora por la Agencia de Protección Ambiental del estado con la ayuda de otras agencias estatales, y se implementará el próximo año.

El informe también encontró que los efectos del calor extremo los soportan de manera desproporcionada las comunidades de bajos ingresos, los adultos mayores y los trabajadores al aire libre. Los californianos negros, nativos americanos e hispanos tuvieron las tasas más altas de muertes, respectivamente, en comparación con los residentes asiáticos y blancos de California, durante los eventos examinados en el informe. Es por eso que los autores del informe (el Departamento de Seguros, con aportes del Grupo de Trabajo de Seguros Climáticos del estado y un consultor que contrató para producir el documento) piden equidad al pensar en políticas y programas de calor extremo considerando las necesidades de las poblaciones vulnerables, incluidas personas mayores que viven solas y trabajadores de interiores y exteriores.

Además de los cientos de muertes, el informe mostró que el calor extremo provocó más de 5,000 hospitalizaciones, casi 10,600 visitas al departamento de urgencias, más de 138,000 visitas ambulatorias y casi 344 resultados adversos en los partos.

Kathy Baughman McLeod es directora ejecutiva de Climate Resilience for All, una organización no gubernamental global dedicada a abordar el calor extremo en comunidades vulnerables. Ella es parte del grupo de trabajo y dijo que los datos de este nuevo informe podrían usarse para ayudar con la "normalización de los productos de seguros relacionados con el calor".

"Podríamos utilizar estos datos para crear productos de seguros basados ​​en pronósticos que paguen cuando llegue el pronóstico de la ola de calor", dijo.

Baughman McLeod lo tiene claro: ha trabajado con aseguradoras en la creación de nuevos productos de seguros, como los que ayudan a reemplazar los ingresos de las mujeres en la India cuando no pueden trabajar en días extremadamente calurosos porque las cosas que venden podrían estropearse o sus horas de trabajo se reducen. . También ayudó a crear seguros para los arrecifes de coral en México.

Mientras tanto, aún no se conocen los efectos del calor extremo en los seguros de vida y de salud. Adrita Bhattacharya-Craven, directora de salud y demografía del grupo de expertos en seguros global The Geneva Association, dijo que los hallazgos del Departamento de Seguros se alinean con algunos de los de su organización, sobre salud, clima y seguros, especialmente los efectos desproporcionados en las personas mayores y las poblaciones vulnerables. Indicó que apenas hay datos sensibles al clima sobre mortalidad o morbilidad cuando se procesan reclamaciones de seguros, excepto las muertes por incendios forestales o posiblemente por calor extremo.

"Por ejemplo, es probable que un profesional médico informe un derrame cerebral como simplemente un derrame cerebral, sin especificar que fue inducido por una exposición prolongada al calor", explicó Bhattacharya-Craven. "No existen herramientas para capturar consistentemente dicha información en este momento. A largo plazo, necesitamos detectar la vulnerabilidad con más detalle", enfatizó.

Otras recomendaciones principales del informe:

  1. Ampliar la inversión en planificación para desastres, así como utilizar los fondos estatales y federales existentes para priorizar esfuerzos como el fortalecimiento de la infraestructura contra el clima extremo y la restauración del acceso a árboles y espacios verdes.
  2. Fomentar estrategias para tratar de reducir las enfermedades y lesiones relacionadas con el calor entre los trabajadores de todos los sectores. Eso incluye incentivar a las empresas a "alcanzar puntos de referencia por encima de los estándares mínimos de temperatura interior y exterior" establecidos por los gobiernos.
  3. Mejorar los costos de seguimiento de la planificación para eventos de calor extremo.

El informe también recomienda plantar más árboles, lo que podría ayudar a proporcionar sombra, mejorar los resultados de salud, reducir las necesidades de energía y más. También exige sistemas de refrigeración para las vacas lecheras, algo importante porque California es el mayor productor de lácteos del país.

Algunas de las recomendaciones ya se están aplicando de alguna manera. La Junta de Normas de Salud y Seguridad Ocupacional del estado aprobó recientemente una norma que exige a los empleadores reducir el riesgo de calor extremo para los trabajadores de almacenes, restaurantes y otros. Después de un largo retraso, entrará en vigor en agosto. También la semana pasada, la OSHA federal propuso una norma, que lleva años preparándose, que indica a los empleadores cómo deben proteger del calor a los trabajadores interiores y exteriores cuando las temperaturas alcanzan dos umbrales: 80 grados y 90 grados.

Municipios como Los Ángeles tienen programas que ayudan a ciertos residentes a comprar aire acondicionado, o que dividen sus facturas de servicios públicos para que sean más manejables, de modo que los habitantes no eviten usar sus unidades cuando sea necesario. Los centros de enfriamiento y resiliencia en diferentes partes del estado ayudan a las personas que necesitan alivio del calor.

Pero el gobernador Gavin Newsom firmó la semana pasada un presupuesto que recortó $107.8 millones en fondos para programas y proyectos que abordan el calor extremo, y transfirió $55.7 millones entre diferentes programas. Los recortes afectan la financiación y otras ayudas para que las entidades tribales, locales y regionales establezcan planes de acción contra el calor, proporcionen sombra, amplíen los espacios verdes, eduquen al público sobre el calor y más.

Parte de esa financiación podría restablecerse mediante una medida de bonos propuesta por los legisladores para la votación de noviembre que incluiría recaudar cientos de millones de dólares para programas de calor extremo.

A medida que los eventos de calor extremo se vuelven más comunes, Baughman McLeod dijo que los hallazgos del informe son sólo un primer paso. Indicó que los sistemas para abordar el calor extremo no son adecuados, pero que los hallazgos del informe deberían llevar a los formuladores de políticas y a otros a actuar con urgencia.

Esta historia fue publicada originalmente por CalMatters y distribuida a través de una asociación con The Associated Press.

Contáctanos