Rompe el silencio la madre de uno de los adolescentes acribillados en Tijuana

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Madre de adolescente asesinado rompe el silencio

    TIJUANA- Su hijo de apenas 17 años fue asesinado a sangre fría junto a otros dos adolescentes en la ciudad de Tijuana. Reportaje de Francisco Fajardo. (Publicado martes 4 de diciembre de 2018)

    TIJUANA – Hace más de una semana tres adolescentes de entre 17 y 18 años fueron acribillados al este de Tijuana, dos eran residentes de San Diego y uno más, Said, de Tijuana.

    “Tenía miedo, le dije vamos al SEMEFO, fue en el lugar donde no quería encontrarlo”, dijo la madre de Said, quien pidió que no usaramos su nombre, del momento donde después de una búsqueda desesperada dio con los restos de su hijo de apenas 17 años.

    “No me explico por qué, él no era una persona vaga, el cuándo estaba aquí conmigo, siempre estaba aquí en la casa, de la escuela a la casa”, dijo la madre quien prefirió ocultar su rostro ante las cámaras de Telemundo 20.

    Said es uno de los tres adolescentes que la madrugada del domingo 25 de noviembre fueron encontrados muertos a tiros en la colonia Lomas Verdes.

    Joven asesinado en Tijuana "era un ejemplo a seguir"

    [TLMD - SD] Joven asesinado en Tijuana "era un ejemplo a seguir"
    En exclusiva los familiares de uno de los jóvenes de San Diego encontrados sin vida en Tijuana rompe el silencio ante nuestras cámaras.
    (Publicado viernes 30 de noviembre de 2018)

    “Les estuve marcando desde las 9 a.m. y el teléfono apagado”.

    Por más de un día, la madre lo buscó en hospitales y delegaciones pero nada. Los vecinos le habían dicho que Said había sido visto por última vez en compañía de otros dos hombres.

    “Eran amigos de la infancia, pero nada más que yo sepa Juan”

    Juan Juárez Ojeda de 18 años y Christopher Alexis Gómez, de 17 años, ambos residentes de San Diego, son las otras dos víctimas. De acuerdo con los familiares, habían acudido a una carne asada en Tijuana.

    Said se habría graduado a mediados del próximo año de la preparatoria, al igual que otra de las víctimas. Según su madre, tenía sueños de estudiar ingeniero industrial. Ahora en su cama, solo queda una rosa blanca en su memoria.