Lo amenazan con una pistola: empleado combate a dos ladronas

Tomó una postura en frente de la tienda al no creer que la pistola era real.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Latino héroe de robo rompe el silencio

    Un intento de robo en una supermercado de City Heights fue detenido por un ciudadano hispano, a quien muchos en la comunidad llaman héreo. Rigo Villalobos tiene la entrevista en exclusiva. (Publicado jueves 11 de enero de 2018)

    Dos mujeres fueron arrestadas por un robo en una tienda de descuento en San Diego en la que un empleado acabó con una pistola en apuntada a su cabeza, cuando él intentó detenerlas.

    El Departamento de Policía de San Diego (SDPD) dijo que las sospechosas armadas, Irene Lee, de 22 años, y Ariel Burrus, de 25, fueron detenidas justo antes de la medianoche del miércoles.

    Robo a mano armada en tienda 99 cents en City Heights

    [TLMD - SD] Robo a mano armada en tienda 99 cents en City Heights
    Imágenes en exclusiva de la cámara de seguridad de una tienda donde ocurrió un asalto han sido dadas a conocer. El incidente ocurrió en el supermercado Savers 99 Cents de City Heights el mes pasado.
    (Publicado viernes 5 de enero de 2018)

    Las mujeres fueron acusadas de robo en la tienda Savers 99 Cents en University Avenue el 13 de diciembre. Ese día, el dúo entró a la tienda e, inmediatamente, el empleado las reconoció. Dijo que habían robado su tienda antes y que estaba cansado de eso. Esta vez, no se saldrían con la suya.

    El empleado dijo que tomó una postura en frente de la tienda y se enfrentó a las sospechosas, exigiendo ver lo que habían presuntamente robado de la tienda.

    La situación se intensificó y Burrus sacó un arma, un revólver completamente cargado de calibre 22 y lo puso directamente en la parte posterior de la cabeza del empleado.

    "El arma estaba amartillada y lista para disparar fácilmente ", explicó el detective del SDPD Dewayne Glazewski.

    En el video de vigilancia, el empleado parecía enfurecido, buscando el arma cuando Burrus comenzó a devolverla a su cintura. Los dos forcejearon en el piso durante unos segundos antes de que él le arrancara el arma.

    La decisión del empleado de desarmar a Burrus no se basó exactamente en una comprensión completa del riesgo, dijo Glazewski.

    "Él pensó que era una pistola falsa, así que fue tras la mujer y se llevó el arma", dijo.

    El arma no disparó pero la cabeza de Burrus estaba ensangrentada por la pelea en el piso.

    Lee se había ido. Burrus se quedó el tiempo suficiente para beber agua.

    La policía dijo que amenazó con regresar y matar al empleado si él no le devolvía su arma. Finalmente, a un ritmo pausado, se alejó de la tienda antes de que llegara la policía.

    Burrus y Lee se encuentran detenidas en el Centro de detención y reincorporación de Las Colinas (LCDRF), cada una por un cargo de robo. Lee enfrenta dos cargos adicionales, una violación de libertad condicional y crueldad infantil.

    Las sospechosas están programadas para comparecer ante una corte el viernes.