Comerciantes fronterizos temen llegada de militares