Pausan página de GoFundMe para sandieguino que falleció en tiroteo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Organizan servicios fúnebres para el joven de Coronado

    Justin Meek de 23 años murió en el tiroteo de Thousand Oaks. (Publicado lunes 12 de noviembre de 2018)

    La familia del hombre de Coronado, que falleció en el tiroteo de Thousand Oaks, cesó de aceptar donaciones en la página de GoFundMe el domingo para que pueda tener tiempo para procesar lo que sucedió.

    Justin Meek de 23 años estaba trabajando como un guardia de seguridad cuando los disparos empezaron en el Borderline Bar & Grill durante el evento semanal de “College Country Nights”.

    Tres días después de la muerte de Meek, su familia creó una página de GoFundMe para ayudar con los servicios y celebraciones de su vida.

    “Lo más difícil que puede hacer una madre es enterrar a un hijo”, la página leía. “De acuerdo a muchos testigos, Justin murió como un héroe, salvando muchas vidas sin importarle la suya”.

    En solo un día, recaudaron $13,190, lo cual superó los $5,000 que la familia pedía.

    “El increíble flujo de amor y ayuda hacia Justin y nuestra familia verdaderamente significa el mundo”, dijo la familia en un anuncio. “No podemos expresar nuestro agradecimiento, y continuamos a agradecerles por ayudarnos a honrar a nuestro Justin”.

    El día después de que la página fue creada, la familia paró de aceptar donaciones.

    “Debido al tiempo, hemos pausado las donaciones por el momento para permitir que tengamos tiempo para entender y organizar nuestros papeles moviendo hacia delante con desarrollos del futuro”, decía el anuncio.

    La página de GoFundMe recibió donaciones de 177 personas.

    Su hermana también estuvo en el bar durante el ataque, de acuerdo a su familia. Ella no sufrió heridas físicamente.

    Una vigilia fue organizada para honrar a Meek en Spreckels Park el día después de que falleció.

    “Es una reflexión de cuántas vidas Justin impactó. Justin era el tipo de hombre que siempre estaba lleno de positividad, siempre con una sonrisa en la cara. El hombre nunca tenía un día malo, y tenía tanto amor para dar”, dijo Richard Bailey, el alcalde de Coronado. “Creo que lo que vimos hoy era todo el amor que la comunidad tenía hacia él”.