San Diego revoca las normas de alquiler a corto plazo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    San Diego revoca las normas de alquiler a corto plazo
    El Concejo Municipal de San Diego votó el lunes para anular las controversiales regulaciones sobre alquileres a corto plazo que aprobaron hace apenas tres meses.

    DETALLES DESTACADOS

    • Los alquileres a corto plazo incluyen una casa o parte de una casa que figura en un servicio de intercambio de casas que recibe a alguien

    • Hasta diciembre de 2017, había más de 14,000 listados activos en la ciudad de San Diego, según un estudio financiado con fondos privados.

    • Mission Beach, Pacific Beach, La Jolla y Downtown tienen el mayor número de alquileres activos a corto plazo.

    El Concejo Municipal de San Diego votó el lunes para anular las controversiales regulaciones sobre alquileres a corto plazo que fueron aprobadas por el mismo consejo hace solo tres meses.

    El consejo votó 8-1 y la concejal Lorie Zapf se opuso.

    Los líderes de la ciudad esperan crear nuevas regulaciones para los alquileres de compañías como Airbnb y VRBO que, según algunos opositores, causan dolores de cabeza a los vecinos y se llevan casas que podrían usarse como viviendas asequibles.

    Cualquier ordenanza futura debe ser significativamente diferente para ser considerada por el consejo.

    Tan solo en Pacific Beach y Mission Bay, hay 3,100 casas de vacaciones a corto plazo disponibles para alquiler.

    Las regulaciones que fueron rescindidas el lunes fueron propuestas por el alcalde Kevin Faulconer y modificadas con propuestas por los miembros del Consejo Barbara Bry y Zapf.

    Los residentes habrían recibido una licencia para operar un alquiler a corto plazo para su residencia principal y una licencia adicional para una unidad de vivienda en la misma parcela que la residencia principal del anfitrión.

    Las regulaciones buscaban poner un fin a la práctica en la que propietarios foráneos utilizan la industria de alquileres a corto plazo para beneficiarse de las viviendas en San Diego.

    Varios grupos, incluidos Airbnb, VRBO, HomeAway y Share San Diego, amenazaron con demandar a la ciudad bajo la Ley Brown, alegando que revisó su propuesta original luego de escuchar el comentario público.

    Las regulaciones propuestas en el verano habrían creado un nuevo equipo de policías y oficiales de cumplimiento de códigos para trabajar en las noches y los fines de semana para abordar las quejas de códigos. La ciudad habría planificado crear una base de datos para rastrear la licencia y el registro y lanzar una nueva línea de denuncia o aplicación móvil para que los residentes denuncien las violaciones a las reglas de la ciudad.

    Las regulaciones aprobadas ahora revocadas requerían que los operadores se registraran en la ciudad, obtuvieran un certificado de impuesto de ocupación transitorio (TOT), un permiso de uso en el vecindario para viviendas de cuatro o más habitaciones y que cumplieran con la política del Buen Vecino, incluida la publicación de información de contacto local en la propiedad que se encuentra alquilado.

    Cualquier persona que opere un alquiler a corto plazo hubiera pagado los impuestos locales de turismo y haber tenido que cobrar una tarifa por noche de $2.76 que se hubiera destinado a viviendas asequibles, según la propuesta.

    El consejo no ha adoptado las normas de alquiler a corto plazo antes.

    En diciembre de 2017, más de 100 miembros del público compartieron sus opiniones en una maratón de reuniones de 10 horas.