Un rincón hispano en Escondido que ha sobrevivido