Tijuana

Andador turístico en crisis por campamento migrante en El Chaparral y cierre de garita peatonal

Comerciantes del andador turístico han reportado cierre de negocios y caídas de hasta 90% en sus ventas

Telemundo

Pérdidas económicas por cierre de la garita de El Chaparral

TIJUANA- A pesar de las restricciones en la frontera, los cruces no esenciales de norte a sur siguen generando una recuperación económica para el sector turístico en Baja California.

Sin embargo no todos gozan con la misma suerte, pues los comerciantes del andador turístico reportaron una caída en sus ventas de hasta un 90% desde que la garita de El chaparral está cerrada, tras la instalación del campamento migrante en esa zona.

Así lo comentó Ramón Villegas, comerciante en el andador turístico de la zona centro de Tijuana.

De acuerdo con los comerciantes del andador turístico, un corredor que une el puerto fronterizo de El Chaparral con la Avenida Revolución en Tijuana, de andador turístico, sólo le queda el nombre.

Medidas de deportación de EEUU les da temor a migrantes haitianos en Tijuana

“Muerto, muerto totalmente”, comentó Villegas.

“Nos ha afectado bastante porque nosotros dependemos del turismo americano aquí y entonces ya no puede pasar por acá entonces hay poco flujo de turistas. Son mínimas las ventas entonces? son mínimas nomás va sacando uno la renta”, agregó Villegas.

Y aunque el turismo se ha recuperado en la ciudad a pesar de la pandemia, en el andador turístico todo sigue paralizado, según Salvador González, trabajador de Farmacia El Mayo en el andador.

“A nosotros nos ha pegado bastante principalmente por el cierre de la garita afecta a todos los comerciantes a todos los niveles”, dijo González.

Agentes de CBP resguardaron la garita de San Ysidro

Pues al mantener cerrada la garita peatonal “Pedwest”, los turistas que llegaban caminando desde la plaza viva Tijuana hasta el andador turístico atravesando El Chaparral, ahora son nulos.

“Al desviar a toda la gente, al grado de que se venía caminando por la cercanía que hay de la línea de la avenida revolución, ahora ya se va a mejor para otra zona”, dijo Julián Palombo, presidente de los comerciantes turísticos.

Y aunque comerciantes aseguraron que comprenden la situación por la que atraviesan las familias de migrantes que se refugian en el campamento, urgieron a las autoridades para que se logre una reubicación y poder así tener mejores posibilidades de que el gobierno estadounidense apertura también los cruces a través del chaparral.

“No estamos en contra, no somos racistas, a la gente se le tiene que hablar pero yo pienso que se les tiene que ubicar donde no nos afecta a todos los demás”, agregó González.

Una reubicación que solo se ha quedado en la intención, pues aún no se cuenta con un espacio para poder desalojar la garita y reacomodar a las familias que se refugian en el campamento.

“No hay esa infraestructura donde las puedes llevar porque ya le intentó Nacional de migración no puede llevar a un niño a las instalaciones del instituto porque son cárceles entonces no pueden estar ahí”, dijo la alcaldesa de Tijuana, Karla Ruiz.

Y al ser un predio federal, aseguró que hay límites de por medio para la autoridad local.

“Yo también tengo ciertas regulaciones, ciertas limitantes como alcalde y hay ciertas cosas que ni derechos humanos me permite hacer, ni el instituto, y si voy pues estoy sobrepasando las facultades que tengo y puedo caer en una responsabilidad tanto yo como a las personas que yo designe”, añadió la primer edil.

Y es que además la seguridad en este andador es otro tema pendiente, pues en la zona se han infiltrado quienes que cometen ilícitos no solo en el campamento  sino en la zona aledaña a lo que era uno de los sitios con mayor flujo turístico.

“Hay muchos que no son migrantes, que son delincuentes y que aprovechando la ola se subieron y ya están haciendo su agosto, pues esto también eso es complicado más la situación, de ahí que urge ya que las autoridades federales tomen cartas en el asunto y corten de tajo esta problemática”, dijo Palombo.

Y aunque el turismo es uno de los motores en la recuperación económica de la región tras la pandemia, el andador luce desolado.

“Nos hemos dado cuenta que en el centro los fines de semana si hay bastante gente pero aquí haga de cuenta que ni un alma”, comentó González.