California podría ser el primer estado en prohibir los llamados “puppy mills”

55555317CG010_katrina

California podría convertirse en el primer estado en prohibir la venta de animales de los llamados “puppy mills” o las operaciones de cría en masa bajo la legislación enviada el jueves por los legisladores al gobernador Jerry Brown.

Grupos de derechos de los animales están apoyando el proyecto de ley presentada por el asambleísta demócrata Patrick O'Donnell para exigir que las tiendas de mascotas trabajen con refugios de animales o operaciones de rescate si quieren vender perros, gatos o conejos.

Treinta y seis ciudades en California, incluyendo Sacramento, Los Ángeles y San Francisco ya tienen prohibiciones similares de manera local, pero no existe una regulación estatal.

"Realmente hemos visto una próspera industria de mascotas basada en el modelo de mascotas obtenidas los refugios", señaló el asambleísta demócrata Matt Dababneh de Encino.

El portavoz de Brown, Brian Ferguson, se negó a comentar si el gobernador planea firmarlo o no.

En la propuesta, a los criadores privados todavía se les permitirá vender perros, gatos y conejos directamente a particulares.

Los partidarios del proyecto de ley dicen que su objetivo es alentar a las familias y los compradores individuales a trabajar directamente con los criadores o adoptar mascotas en los refugios. También aseguraría que los animales sean criados y vendidos bajo sistemas de un buen cuidado y trato, dijeron los simpatizantes.

Pocas tiendas de mascotas en California siguen vendiendo animales y muchos ya se asocian con organizaciones de rescate para facilitar las adopciones, de acuerdo con la oficina de O'Donnell.

"Los californianos gastan más de 250 millones de dólares al año para alojar y sacrificar animales en nuestros refugios", dijo O'Donnell en un comunicado. "Proteger a las mascotas que hacen que nuestra casa sea un hogar es un esfuerzo que nos hace sentir orgullosos".

El proyecto de ley también exigiría a las tiendas de mascotas mantener registros de cada perro, gato o conejo que se venda así como mostrar públicamente esa información. La violación de la ley llevaría una multa civil de $ 500

Contáctanos