San Diego

El mariscal de campo de la Universidad de San Diego demanda a la universidad por presuntas novatadas

El estudiante-atleta transferido AJ Pérez presentó una demanda contra la universidad

USD-sign-generic-031516_2

SAN DIEGO - Un estudiante-atleta de la Universidad de San Diego presentó una demanda contra la universidad por presuntas novatadas sexualmente abusivas que llevaron a una pausa en las actividades del equipo a fines del verano.

El estudiante-atleta transferido AJ Pérez, quien fue designado como el mariscal de campo del equipo, afirma que sus compañeros de equipo lo agredieron y abusaron sexualmente de él y de otros compañeros de equipo en una serie de rituales de novatadas.

Pérez se transfirió al USD desde Utah Tech y tuvo su primera práctica de fútbol el 3 de agosto. La demanda alega que desde ese día en adelante, los estudiantes de último año lo acosaron severamente, así como a otros transferidos y estudiantes de primer año.

La mayoría de las acusaciones específicas son demasiado gráficas para compartirlas, pero en un incidente, Pérez alega que los estudiantes de último año lo obligaron a él y a otros jugadores a actuar en algo llamado un "espectáculo de novatos" desnudos. Supuestamente involucraba drogas, alcohol, agresión sexual y agresión.

Advertencia de contenido gráfico: haz clic aquí para leer la demanda.

La demanda alega que el entrenador de fútbol del USD, Brandon Moore, tenía "conocimiento de muchos de estos actos ofensivos".

En un comunicado, el entrenador Moore negó tener conocimiento de las supuestas novatadas.

“Es un momento extremadamente sensible para todos los involucrados en esta difícil situación. Quiero dejar claro que no tenía ningún conocimiento previo de ningún nivel sobre estas actividades antes de que AJ Pérez me las informara. Esto no es algo que haya escuchado antes y ciertamente no representa mi visión de USD Football. Los eventos que se me informaron fueron contrarios a la directiva que di a nuestros jugadores y entrenadores acerca de que las novatadas no serían toleradas de ninguna forma en mi primera reunión del equipo. Tan pronto como escuché las acusaciones, las informé inmediatamente a la dirección de la universidad y suspendimos todas las actividades futbolísticas mientras iniciamos la investigación preliminar. Nunca olvido que este no es sólo un lugar de educación superior, sino una institución basada en la fe con valores que nos guían en todo lo que hacemos. Mi objetivo es nutrir y orientar a estos académicos-atletas en su camino para convertirse en mejores seres humanos y hombres de carácter. Continuaré apoyando a los líderes escolares mientras realizan su investigación y nos aseguraremos de que esto nunca vuelva a suceder”.

Los estudiantes con los que habló nuestra cadena hermana NBC 7 están respondiendo.

"Es difícil creer que no sepan nada al respecto, especialmente con un equipo tan grande", dijo la estudiante de primer año Kayla Operana. "Por lo general, es común que los equipos de fútbol sean muy grandes y si hay mucha gente hablando de ello, siento que es muy difícil no ver lo que está pasando".

"Simplemente no sé por qué querrías hacer eso", dijo el estudiante de primer año Will Tran. “Leí las acusaciones de lo que hicieron, y quiero decir: las novatadas pueden ser desde cosas muy menores hasta cosas muy serias y yo diría que esto es muy serio, y lo que describieron en el artículo ni siquiera parecía algo en lo que incluso querrías participar. Es absolutamente repugnante”.

“Se supone que deben apoyarse unos a otros y estar ahí el uno para el otro”, añadió la estudiante de primer año Audrey Allen. "Especialmente compañeros de equipo, ¿por qué querrías ver que algunos de tus compañeros tengan que hacer eso o pasar por eso?"

Pérez regresó a su casa en Huntington Beach después del supuesto “espectáculo de novatos”, según la demanda. Pérez dijo que no ha podido regresar a la escuela ni al equipo de fútbol por temor a que otros jugadores tomen represalias contra él.

El abogado de Pérez, Scott Carr, emitió la siguiente declaración:

“AJ Pérez no tuvo más remedio que presentar esta demanda. Es un grave error judicial cuando sólo se castiga a la víctima. Ningún entrenador ni administrador se ha responsabilizado de lo ocurrido. La Universidad de San Diego, que afirma tener una política de tolerancia cero, no ha protegido a sus estudiantes-atletas del abuso sexual, el acoso y las represalias”.

La universidad también emitió un comunicado:

“USD está al tanto de la demanda. Nuestra propia investigación interna está actualmente en marcha pero está incompleta. Sería inapropiado hacer comentarios en espera de que concluya esa investigación.

La universidad toma con la mayor seriedad las denuncias de violaciones del código de conducta estudiantil y condena los actos de novatadas e intimidación de cualquier tipo.

El entrenador Moore no tenía conocimiento previo de las supuestas novatadas. De hecho, como se informó anteriormente, fue el entrenador Moore quien, al escuchar por primera vez las acusaciones, las denunció inmediatamente a la Universidad y, junto con el liderazgo, detuvo temporalmente todo el programa e inició una investigación interna, que resultó en suspensiones preliminares. Fue la alarma y la rápida respuesta del entrenador Moore lo que impulsó toda la investigación”.

Contáctanos