Coronavirus en San Diego

Enfermero narra experiencia casi mortal con virus

Telemundo

SAN DIEGO- Después de un año de ayudar a tratar a pacientes con coronavirus, el enfermero de la sala de emergencias, Danny Plata, de 38 años, se encontró siendo tratado por sus colegas cuando el virus amenazaba su vida.

Hace ocho meses, Plata, padre de dos hijos, contrajo COVID-19 y casi muere. El enfermero de la sala de emergencias ahora está compartiendo un mensaje contundente para quienes permanecen sin vacunar.

“Estuve a punto de morir, pero todavía estoy aquí”, dijo Plata.

Plata dijo que estaba parcialmente vacunado cuando contrajo el virus a principios de enero. Se mantuvo optimista hasta que supo que necesitaba atención hospitalaria.

“Empecé a tener dificultad para respirar, tenía tos seca y eso empeoró durante la noche del sábado”, dijo Plata. “Para el domingo, no podía moverme. Me sentí como si me hubiera atropellado un camión”.

Plata dio positivo por COVID-19 y fue enviado al hospital donde luego lo colocaron en un ventilador.

“Fue bastante aterrador poder entender lo que decían y conocer su plan si no mejoraba porque lo entendía”, dijo Plata, describiendo momentos en los que escuchaba a los médicos mientras se acurrucaban junto a su cama.

Plata confió en sus colegas del Sharp Memorial Hospital durante meses. Pasó 41 días en coma, seguido de intubación, y luego semanas de pura voluntad, luchando por mantenerse con vida.

“Hubo momentos en que no tenía ganas de empujar, pero ella me levantó, me hizo caminar, me hizo hacer lo mío”, dijo Plata sobre su enfermera. “Ella fue increíble”.

Plata está de baja médica mientras se recupera en casa.

Él camina, conduce y se cuida, pero aún le queda un largo camino por recorrer. También reflexionó sobre su tiempo en la sala de emergencias durante el comienzo de la pandemia.

“Fue muy duro, vimos muchas muertes. Probablemente más muertes de las que una persona normal debería ver en su vida”, compartió.

Y ahora, a medida que la variante Delta se extiende por todo el país y el condado de San Diego, Plata teme los estragos que esta nueva ola de la enfermedad podría causar a sus colegas.

“Estábamos agotados hace ocho meses. No puedo imaginar a las enfermeras ahora que han trabajado en toda esta pandemia”, dijo.

Plata dijo que está frustrado por aquellos que eligen no vacunarse.

“Cuando la gente no está dispuesta a hacer su parte para mejorar la comunidad, simplemente ejerce más presión sobre el sistema médico. No podemos seguir adelante a este ritmo”, dijo Plata. “Quiero que la comunidad comprenda que esta vacuna puede salvarle la vida y que no quiere pedir la vacuna en su lecho de muerte”.

Contáctanos