Auditoria: San Diego actuó muy lento en brote de Hepatitis A

Audit_to_Analyze_San_Diegos_Response_to_Hep_A_Outbreak

De acuerdo a una auditoría realizada por el estado de California, la lenta respuesta ante el brote de hepatitis A por autoridades del Condado de San Diego pudo contribuir a la propagación del virus.

El condado y la ciudad tardaron seis meses desde que se reconoció por primera vez el brote de Hepatitis A en marzo de 2017 para incrementar la implementación de la vacunación y los esfuerzos de desinfección, y solo después de que se declarara una emergencia estatal local, según la auditoría estatal.

La auditoría también criticó el hecho de que el condado no haya creado un grupo de líderes para coordinar los esfuerzos de respuesta. Los líderes del condado dijeron a los auditores que esto se implementaría en el futuro.

Según el informe titulado "Actuando más rápidamente, el Condado y la Ciudad de San Diego podrían haber reducido la propagación de la enfermedad", elogió los esfuerzos del condado para identificar a las poblaciones en riesgo y los esfuerzos de respuesta adecuados que deben implementarse.

El auditor del estado recomendó que el condado de San Diego debiera actualizar su plan de emergencia para abril de 2019 y la ciudad y el condado deberían revisar un contrato para aclarar el rol de cada jurisdicción en la respuesta a los asuntos de salud pública.

Al principio, los líderes de la ciudad y el condado parecían en desacuerdo con la selección de los mejores métodos para combatir la crisis.

Sin embargo, la ciudad no estuvo exenta de culpa en su respuesta al brote. El auditor del estado señaló en su informe que la ciudad debería haber tomado medidas adicionales para comprender qué se necesita hacer para detener el problema.

Según la auditoría, la ciudad no creía que el brote fuera tan grave como lo era hasta que se produjo una declaración de emergencia local de la funcionaria de salud pública del condado, la Dra. Wilma Wooten, en agosto de 2017, que fue demasiado tarde.

El brote, que afectó principalmente a la población en riesgo y los usuarios de drogas, comenzó por primera vez en noviembre de 2016, pero fue reconocido en marzo del año siguiente, después de un aumento en los casos de hepatitis A.

Cuando el brote de Hepatitis A de San Diego fue declarado en enero, fue considerado el peor brote en más de 20 años en los Estados Unidos, según el gobernador de California Jerry Brown.

Los casos en Colorado y Arizona también se relacionaron con el brote de hepatitis A en San Diego. En un momento dado, el condado advirtió a los trabajadores de restaurantes que podrían haber estado expuestos.

En total, hubo 584 casos de hepatitis A informados durante el brote en el condado de San Diego. Eso incluyó 398 hospitalizaciones y 20 muertes antes de que los líderes del condado terminaran la emergencia de salud pública a fines de enero.

Un portavoz del condado dijo que los hallazgos en el informe de auditoría estatal eran consistentes con sus hallazgos publicados en un informe posterior a la acción.

"El brote de hepatitis A que se produjo en el condado de San Diego no tuvo precedentes y dio lugar a cientos de enfermedades y 20 muertes. Cualquier evento de esta magnitud debe revisarse en retrospectiva. El condado de San Diego agradece la revisión exhaustiva realizada por los auditores estatales independientes. . Los hallazgos contenidos en el informe preparado por los auditores del estado son generalmente consistentes con el informe de brote de Hepatitis A de mayo de 2018 del Condado. Por lo tanto, queremos reiterar nuestro compromiso de hacer las mejoras recomendadas para que, como región, estemos mejor preparados para responder a cualquier emergencia de salud futura”.

Puedes leer los resultados completos de la auditoríua aquí. 

Contáctanos