Anastasio Rojas

La viuda de Anastasio Hernández sigue buscando justicia

Escalofriantes es como describe la viuda de Anastasio Hernández los gritos de su esposo suplicando ayuda durante el incidente que ocurrió hace 8 años en mayo de 2010, en la garita de San Ysidro.  

Al menos 13 oficiales fronterizos quedaron captados en video, golpeando y descargando su pistola eléctrica contra Anastasio Hernández, quien no sobrevivió al ataque.

 “Me da mucha rabia, mucha rabia, de como mi esposo gritaba y como los oficiales no paraban de golpearlo”,  dijo María Puga, viuda de Anastasio Hernández.

Luego de más de 7 años de batalla en las cortes, el año pasado un juez federal ordenó que el gobierno pagara a María y a sus 5 hijos, un millón de dólares, algo que dicen no les trajo justicia.

 “Jamás hubo ningún tipo de sanción, los oficiales siguen trabajando”, dijo María Puga.

Apenas ayer se registró el último de los casos, fue en el área del río bravo en Texas, donde un agente fronterizo que descubrió a un grupo de personas indocumentadas disparó contra ellos acabando con la vida de una mujer. Por su parte, la patrulla fronteriza alega que el agente fue atacado con distintos objetos.

 “Viene siendo el problema, para que la agencia de patrulla fronteriza tenga un sistema de rendimiento de cuentas, sin ese sistema van a seguir ocurriendo los mismos incidentes”, dijo el activista Pedro Ríos.

Organizaciones pro-inmigrantes aseguran que son por lo menos 100 casos donde personas han perdido la vida a manos de agentes fronterizos en los últimos 15 años, y mientras sean los mismos agentes fronterizos  quienes investiguen los casos, los resultados serán siempre a favor de los oficiales de protección fronteriza.

 “Nosotros siempre hemos abogado por el uso de cámaras corporales para tener una versión más real sobre los hechos”, dijo Pedro Ríos.

Por su parte, María ya llevó el caso de su esposo hasta la corte interamericana buscando justicia.

 “Estamos recabando declaraciones, de oficiales y ex oficiales que trabajaron el caso de mi esposo”, concluyó María Puga.

Contáctanos