judge

Liberan a exalguacil condenado por acoso sexual y agresión

Richard Fischer se declaró culpable de los cargos y había sido sentenciado a casi 4 años, solo cumplió seis meses y no tuvo que ver con la pandemia.

Telemundo

SAN DIEGO- Un exagente de la Oficina del Alguacil de San Diego (SDSO) que había sido sentenciado en diciembre a casi cuatro años de cárcel por atacar sexualmente a más de una docena de mujeres mientras portaba el uniforme fue liberado este mes, informó SDSO.

"El 15 de mayo el Departamento del Alguacil de San Diego recibió una orden de una corte superior estableciendo créditos para custodia de Richard Fischer", informó el alguacil a Telemundo 20 el miércoles. "El Departamento del Alguacil cumplió con la orden y aplicó los créditos de custodia por lo que fue liberado ese mismo día".

El acoso ocurrió mientras estaban detenidas o bajo custodia.

Richard Fischer, de 33 años, se declaró culpable de cuatro cargos por agresión con lesiones mientras estaba en servicio y en uniforme y fue sentenciado a casi cuatro años de los que solo cumplió seis meses. Sin embargo su liberación no tuvo que ver con la pandemia.

La fiscalía del distrito de San Diego informó que Fische fue dado crédito por el tiempo que pasó en su casa con un monitor de GPS antes de su sentencia.

"Puedo decir que no fue liberado temprano, si eso es lo que te estás preguntando", dijo Tanya Sierra, una portavoz de la oficina de la D.A. "Se suponía que debía ser puesto en libertad en febrero. En la fecha de la sentencia, la oficina de libertad condicional calculó incorrectamente sus créditos. Por ley, tiene derecho a crédito mientras estaba en casa con monitoreo GPS".

Richard Fisher quien ya había sido señalado por 16 mujeres ha sido acusado por una más por acoso sexual.

Sierra dijo que Fischer ahora está en casa, después de haber reanudado el monitoreo.

El acuerdo de declaración de culpabilidad de Fischer se alcanzó el día en que estaba programado el inicio del juicio. En ese momento se presentó una queja penal enmendada con los siete cargos que involucran a 16 mujeres, mucho menos y menos severos que los 20 cargos que la oficina del fiscal de distrito había presentado en un momento contra el exalguacil; Todos los cargos de agresión sexual fueron retirados.

Las mujeres acusaron a Fischer de presuntamente abrazarlas o besarlas sin consentimiento, tocar sus cuerpos e incluso obligarlos a realizar cópula oral durante incidentes entre julio de 2015 y agosto de 2017 en varias comunidades, incluidas Vista, Lakeside, El Cajón y San Marcos.

En diciembre, Fischer fue sentenciado a tres años y ocho meses en una prisión local, seguido de 16 meses de supervisión obligatoria con monitoreo por GPS. En ese momento, se creía que podría terminar sirviendo tan solo 22 meses en prisión.

El oficial del alguacil acusado por más de una docena de mujeres de conducta sexual inapropiada regresó a corte el 2 de octubre.

El juez de la Corte Superior, Daniel Goldstein, también dictaminó que Fischer no tendrá que registrarse como delincuente sexual basándose en parte en evaluaciones psiquiátricas que determinaron que Fischer no tenía patología sexual, sino más bien, "un motivo emocional estructurado en torno al poder".

Una de las víctimas de Fischer habló en la corte y describió los efectos a largo plazo de su encuentro con el acusado.

"No tengo vida. Durante dos años, he vivido con miedo y estrés constante. Me he convertido en un desastre emocional. Ha empeorado tanto que me ha afectado mental y físicamente y es la causa subyacente de numerosos problemas de salud recientes ", dijo la víctima.

En la sentencia, el abogado de Fischer dijo que el exalguacil estaba arrepentido y se disculpó y calificó la sentencia de "justa y apropiada".

Una decimoctava mujer presentó una demanda de asalto sexual contra el Alguacil del Condado de San Diego Richard Fischer.

Fischer dijo una vez que las acusaciones eran contrarias a sus antecedentes personales y profesionales, que incluyen ocho años en las Reservas del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos y ocho años como oficial de policía y agente del alguacil.

Varias de las mujeres han testificado que entraron en contacto con Fischer porque fueron víctimas de un delito y llamaron al departamento del sheriff para pedir ayuda.

Los fiscales dijeron que Fischer volvería a las casas de las víctimas a altas horas de la noche, después de que la llamada había sido borrada de los registros de despacho y no había otros agentes presentes.

La liberación de Fischer el 15 de mayo se produce apenas una semana después de que el condado de San Diego resolvió una de las más de una docena de demandas presentadas por acusados; en ese caso, el acuerdo fue por $225,000.

Contáctanos