inmigrantes en la frontera

Migrante en espera de apoyo consular cumple tres meses internado en Rosarito

Sufrió una lesión al caer del muro fronterizo en su último intento de buscar a su familia en Los Ángeles

Telemundo

ROSARITO- Lo que sería un último intento de cruzar el muro fronterizo, dio un giro radical a su vida. Ya son tres meses desde que José Reynaldo Campos Lemus, migrante de El Salvador, de 40 años, permanece internado en el Hospital General de Playas de Rosarito (HGR), en espera de apoyo consular o de algún familiar que responda a su llamado.

“Quise cruzar el muro y ya estaba arriba y cuando de repente me deslicé y me caí de espalda y sentí que tronó mis piernas y mi rabadilla”, relató el migrante salvadoreño a TELEMUNDO 20.

La experiencia que marcó la vida del migrante, se registró el pasado mes de enero.

En un principio, los médicos también reportaron pérdida de memoria, y al no tener familiares en México ha tenido que permanecer en el hospital.

“Él ingresó en enero, sufrió una caída de una altura consideramos de siete a 10 metros aproximadamente. Sufrió una fractura de columna lumbar desplazada totalmente. Él ocupa primero que nada una tomografía y la valoración por neurocirugía para ver si podría ser todavía operable”, dijo Marco Antonio Murga, médico de urgencias del HGR.

Sin embargo, en esta unidad hospitalaria no realizan este tipo de procedimientos. Y sin seguridad social, sin recursos económicos, y solo en México, su única opción fue el consulado de su país.

“Dijeron que iban a ayudar con la operación o con el traslado para El Salvador. No sé qué haya pasado, ahorita llevan como tres semanas y yo lo único que quiero es mirar a mi familia y la operación que me echen la mano”, dijo Campos Lemus.

Los meses transcurren y Campos Lemus permanece internado esperando respuestas y ayuda que aún no llega, de acuerdo a las autoridades médicas del HGR.

“El Consulado vino pero no dio más apoyo, no volvieron a comunicarse y todos los días pues estamos viendo con trabajo social nosotros para ver si se puede resolver algo”, agregó el urgenciólogo.

Campos Lemus también requiere de un corset especial que tiene un costo de unos $500, además de cuidados de por vida, pero sin alguien que responda por él para poder darlo de alta, su estado de salud físico y emocional no mejora.

“No quiero quedarme así paralítico yo puedo trabajar yo puedo trabajar cuando me recupere y pagar para atrás todo”, agregó Campos Lemus.

TELEMUNDO 20 solicitó al Consulado de El Salvador en Tijuana información acerca del caso de este migrante, sin embargo, continuamos en espera de la respuesta de la cancillería en El Salvador, pues la representación regional no pudo dar detalles.

Mientras tanto, los días se convierten en semanas y meses en espera de una noticia de sus familiares que sabe viven en el centro de Los Ángeles, pero que no ve desde hace una década.

TELEMUNDO 20/Cinthya Gómez

“Mi mamá se llama Hilma Campos Lemus, y mi hermana se llama Zulma Campos Lemus. Si yo regresara para atrás, pues las buscaría pero no puedo por esto porque soy ilegal. Pero si ellos me ven yo quiero decirles que los quiero y los amo a ellos y que estoy en esta situación que sí podrían nomás venir”, dijo Campos Lemus.

Contáctanos