Coronavirus

¿Qué es la inmunidad colectiva y cuándo la alcanzará EEUU ?

El asesor médico jefe de la Casa Blanca, el Dr. Anthony Fauci, ha dicho anteriormente que entre el 75% y el 85% de la población necesitaría desarrollar inmunidad para crear un "paraguas" de protección.

Telemundo

SAN DIEGO - A medida que más personas en Estados Unidos se vacuna contra el COVID-19, muchos se preguntan cuándo se vacunarán suficientes personas para que la vida vuelva a la normalidad. Esa pregunta no tiene una respuesta simple, pero los científicos trabajan todos los días para comprender más sobre la inmunidad colectiva y cómo podemos ayudar a volver a la vida normal algún día.

¿Qué es la inmunidad colectiva?

La inmunidad colectiva, también conocida como inmunidad de rebaño o inmunidad de grupo, es la idea en epidemiología de que las personas pueden evitar colectivamente la propagación de infecciones si un cierto porcentaje de la población tiene inmunidad a una enfermedad.

¿Cómo funciona la inmunidad colectiva?

Lograr la inmunidad colectiva significa que es poco probable que una enfermedad, en este caso el COVID-19, pueda transmitirse de persona a persona, incluso si un pequeño porcentaje de la población no es inmune.

"Incluso a las personas no vacunadas (como los recién nacidos y las personas con enfermedades crónicas) se les ofrece cierta protección porque la enfermedad tiene pocas oportunidades de propagarse dentro de la comunidad", dice el CDC.

Otra forma de pensar sobre la inmunidad colectiva, según el Dr. Stuart Ray, profesor de medicina de la Universidad John Hopkins, es pensar en ella como el punto en el que un brote no se convertirá en una gran epidemia porque hay suficientes personas protegidas.

¿Cuándo alcanzará Estados Unidos la inmunidad colectiva?

Según Dr. Anthony Fauci, asesor médico en jefe de la Casa Blanca, entre el 75% y el 85% de la población necesitaría desarrollar inmunidad para crear un "paraguas" de protección. Funcionarios de los CDC también dijeron recientemente que más del 85% de las personas deberían estar cubiertas para lograr la llamada inmunidad de rebaño si una variante del virus de rápida propagación, como la B117, que se informó por primera vez en el Reino Unido, se convierte en la cepa dominante en los EEUU.

Un artículo de opinión publicado en The Wall Street Journal el 18 de febrero escrito por el profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins Dr. Marty Makary dijo que Estados Unidos podría alcanzar la inmunidad colectiva en abril . Makary dijo que la predicción, que muchos dicen que es optimista, proviene de la cantidad de personas en EEUU que han sido infectadas y tienen inmunidad natural a la enfermedad. Él predice que la cantidad de personas que han tenido COVID-19 es mucho mayor de lo que los CDC han podido rastrear.

Dr. Ray está de acuerdo en que las personas previamente infectadas deberán tener en cuenta el nivel de inmunidad alcanzado en EEUU, pero enfatiza que realmente no existe una prueba de inmunidad precisa y generalizada que pueda ayudarnos a determinar este número.

"No será solo un momento en el que celebremos y digamos que lo logramos, será necesario reevaluar y monitorear los brotes", dijo Ray. "Si no tenemos brotes en el otoño, sabremos que llegamos allí. Será difícil saber que llegamos allí de otra manera porque la medida de la inmunidad colectiva en última instancia es: ¿tenemos epidemias?"

Dr. Ray dice que las estimaciones de febrero parecen poner a Estados Unidos en camino de vacunar a aproximadamente la mitad de la población para el verano. Agregue a los previamente infectados y podríamos tener un número "significativo" de la población con inmunidad a mediados del verano.

¿Cómo desarrollan las personas inmunidad?

Cuando una persona se infecta, el cuerpo naturalmente quiere defenderse. Cuando una persona se recupera, el sistema inmunológico "recuerda lo que aprendió" sobre cómo proteger al cuerpo de las enfermedades manteniendo los linfocitos T, llamados células de memoria, que pueden entrar rápidamente en acción para combatir la enfermedad nuevamente, dicen los CDC.

Las vacunas imitan ese proceso, no al infectar a un individuo, sino al hacer que el sistema inmunológico produzca linfocitos T y anticuerpos. Las vacunas reducen el riesgo de infección al trabajar con las defensas naturales del cuerpo para desarrollar de manera segura la inmunidad a la enfermedad.

Enfrentan al coronavirus de distintas maneras y aquí, te las explicamos.

Las personas pueden volverse inmunes a una enfermedad infecciosa ya sea mediante la vacunación y / o una enfermedad previa, dice el CDC.

Las dos vacunas que se utilizan en EEUU, Pfizer-BioNTech y Moderna, han demostrado tener aproximadamente un 95% de efectividad para prevenir que una persona contraiga COVID-19. Se están realizando estudios para determinar cuánto tiempo una persona vacunada será inmune al COVID-19.

Aún hay más que aprender sobre si una persona con la vacuna o alguien que ha sido infectado por COVID-19 aún puede ser un contaminador del virus.

¿Qué es la inmunidad debilitada y cómo funciona con COVID-19?

La inmunidad debilitada es la pérdida de anticuerpos protectores con el tiempo, esencialmente el tiempo después de que una persona se vacuna o se enferma con COVID-19 que pierde anticuerpos y podría volver a infectarse.

El CDC dice que aún se necesita investigación para determinar el tiempo que las personas vacunadas tendrán inmunidad.

También hay investigaciones publicadas limitadas de los CDC sobre cuánto tiempo permanecerá inmune una persona que fue infectada naturalmente por COVID-19. Según un estudio del Public Health England publicado el 14 de enero de 2021 , las personas que se infectaron con COVID-19 de forma natural probablemente estarán protegidas de la reinfección durante cinco meses.

Dr. Ray dice que será importante reevaluar con el tiempo cuál es nuestro nivel de inmunidad colectiva en función de la inmunidad menguante.

Si ya tenía COVID-19, ¿necesito la vacuna?

La respuesta corta es: sí. Es raro volver a infectarse por COVID-19, pero debido a que los CDC aún no saben cuánto tiempo permanecerá inmune una persona infectada con COVID-19, sugieren recibir la vacuna de todos modos.

Pero, si recibió tratamiento para COVID-19 con anticuerpos monoclonales o plasma convaleciente, debe esperar 90 días antes de recibir la vacuna COVID-19, dicen los CDC.

¿Es mejor obtener inmunidad por la vacuna o por estar infectado de forma natural?

El CDC dice que las infecciones naturales pueden causar complicaciones graves y ser mortales, incluso para las formas más leves de enfermedad, como es el caso de la varicela. "Es imposible predecir quién contraerá infecciones graves que pueden provocar hospitalizaciones", dice el CDC.

Las vacunas pueden causar efectos secundarios, pero generalmente son leves y no conducen a la hospitalización ni a la muerte. "Incluso con los avances en la atención médica, las enfermedades que previenen las vacunas pueden ser muy graves, y la vacunación es la mejor manera de prevenirlas", dice el CDC.

La respuesta simple: las vacunas hacen lo mismo que contraer una enfermedad sin enfermarlo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitió una lista con los malestares más comunes que una persona podría sentir tras recibir la vacuna.

¿Por qué necesitamos la vacuna? ¿Por qué no dejamos que la inmunidad colectiva se produzca de forma natural?

Sin una vacuna, tomaría mucho más tiempo alcanzar la inmunidad colectiva en los Estados Unidos y durante ese tiempo, resultaría en muchos más casos innecesarios y muertes, según la Organización Mundial de la Salud. La mayoría de los profesionales médicos apoyan el logro de la inmunidad colectiva mediante la vacunación.

¿Qué significan las nuevas variantes de COVID-19 para alcanzar la inmunidad colectiva?

Si las vacunas son capaces de "evadir las respuestas inmunes inducidas por vacunas", dice el Dr. Ray, entonces tienen la capacidad de obstaculizar nuestro progreso hacia la inmunidad colectiva, pero es necesario realizar más investigaciones sobre la eficacia de las vacunas en diferentes variantes. A partir de ahora, no parece probable que las variantes eludan por completo la vacuna, dice Ray.

Es normal que un virus mute cuanto más se propaga en una comunidad. Sucede todos los años cuando la gripe obliga a los científicos a variar ligeramente las vacunas contra la gripe para prevenir la propagación.

Para reducir el impacto de las variantes en nuestro progreso hacia la inmunidad colectiva, la gente debería seguir usando cubrebocas, distanciamiento social, evitando reuniones en interiores y reduciendo los viajes.

En unas declaraciones realizadas a la la cadena MSNBC, Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), habló de las nuevas variantes del coronavirus que están apareciendo en diferentes partes del mundo y de si las medidas adoptadas contra ellas son efectivas.

"Cuantas más personas se infecten, más posibilidades de que este virus evolucione, porque la evolución requiere diversificación, que aumenta un poco cada vez que alguien se infecta", dijo el Dr. Ray.

Hasta que sepamos más sobre las variantes y la capacidad de la vacuna para prevenir la propagación del COVID-19 de persona a persona, las mascarillas seguirán siendo necesarias, incluso entre aquellos que son inmunes. Así que puede pasar un tiempo hasta que la vida vuelva a la "normalidad".

Contáctanos