Pagan cifras millonarias por ataques de perros en California

La cifra que desembolsaron las aseguradoras asciende a 686 millones de dólares.

12-19-2018 Insurance payment for dogs attacks

Las personas que viven en California son las que están en mayor riesgo de sufrir mordeduras de perros en Estados Unidos, según un informe que calcula en $686 millones lo que pagaron en 2017 las compañías de seguros solo en este estado a las víctimas de ataques caninos.

La empresa State Farm, que este miércoles difundió su informe, estudió las cifras recopiladas por el Instituto de Información sobre Seguros (III) y encontró que el 65% de los poco más de $1,000 millones que las aseguradoras pagaron en todo el país en 2017 por lesiones causadas por caninos a las personas correspondió a California.

Kristy Conn, experta del Servicio de Inspección de Salud de Plantas y Animales (Aphis) del Departamento de Agricultura, informó a Efe de que "cerca de 4 millones y medio de personas sufren mordeduras de perros en los Estados Unidos cada año y un quinto de ellas necesita atención médica".

Cerca de la mitad de las víctimas son niños menores de 13 años, "que son mucho más propensos a lesiones severas", señaló.

En el caso de los niños, su menor tamaño y el "no estar advertidos sobre cómo deben actuar cuando están cerca de un perro, los hace más propensos a ser atacados".

La experta señaló que el instinto de posesión de los perros los puede llevar a atacar si ven en riesgo su comida, sus juguetes, algún mueble o lugar en la casa o la seguridad de sus amos.

Igualmente la presencia de cachorros vuelve a la madre mucho más sensible a la cercanía de personas y más propensa al ataque.

Para Jorge Tejada, un entrenador de perros del sur de California, el aumento de los ataques caninos tiene que ver con varios factores, como una preferencia, "especialmente entre la comunidad latina", por los perros grandes y fuertes como el pitbull o el mastín.

Adicionalmente, "hay dueños que son demasiado permisibles con sus perros -sin importar la raza- y los dejan sueltos en los patios de las casas que muchas veces no tienen suficiente aislamiento hacia los vecinos o la calle".

Una "cosa obvia que se olvida fácil es que cualquier perro, por muy manso que parezca, influido por alguna circunstancia especial, puede atacar a una persona", concluyó Tejada.

Contáctanos