Tijuana

Sin fecha ni lugar para reubicar a migrantes acampando en El Chaparral

Ante la próxima reapertura de la frontera, el cruce peatonal Pedwest sigue ocupado por un campamento migrante

Telemundo

A pocas semanas antes de la reapertura de los cruces no esenciales desde México hacia Estados Unidos en las garitas terrestres

TIJUANA- A casi dos semanas de la reapertura de la frontera entre Estados Unidos y México de cruces no esenciales el próximo 8 de noviembre, aún no hay fecha ni lugar para poder reubicar a los migrantes que se encuentran acampando en el puerto fronterizo peatonal de El Chaparral o Pedwest.

Se espera que a partir del 8 de noviembre se incremente la cantidad de personas intentando cruzar por las diferentes puertos de entrada, sin embargo, en la más reciente reunión con autoridades de Estados Unidos, no se recibió ninguna instrucción para desalojar el campamento, por el contrario, autoridades municipales mantienen un módulo de atención permanente en el lugar, pues los migrantes han decidido permanecer en esa zona federal.

“Con el anuncio que se dio hace unos días de la reapertura de las personas ya no traen mucho es idea de poder hacerlo ubicar es una labor que la tenemos que hacer voluntariamente tiene que salir de ellos para poderse reubicar pero con este anuncio pues quizá ahorita ya no estén pensando en eso”, dijo a TELEMUNDO 20, el director de Atención al migrante de Tijuana, Enrique Lucero.

EEUU abrirá las fronteras terrestres y mientras algunos celebran la noticia otros lamentan el caos que esto ocasionaría en la frontera.

Migrantes como Martha Ardón, originaria de Honduras, llevan acampando seis meses en el lugar.

“En los seis meses que tengo aquí nos están quitando a cada rato y nunca nos han quitado yo siento que no pueden hacer eso porque aquí hay muchos niños muchas familias con ellos hasta nos han venido decir que en la noche con mangueras que nos van a sacar y no creo porque para eso existen los derechos humanos”, dijo Ardón.

El acceso a este puerto de acceso peatonal hacia Estados Unidos está bloqueado por cientos de carpas y casas de campaña de migrantes como Diana Mejía, de origen hondureño, quien afirmó que permanecerá ahí hasta el último momento aunque también dijo que viven con temor a un desalojo.

“Si lo sé porque aquí les afecta bastante ver todo esto así. Pero si se quedan los demás yo también me quedo con los demás porque aquí estamos todos o nada”, mencionó Mejía.

Piden una solución inmediate

Autoridades locales han intentado convencer a los migrantes de reubicarse en un lugar más seguro, sin tener éxito. Aunque se tienen algunos lugares para reubicar a las familias en albergues de la ciudad, están por habilitar nuevos espacios para los migrantes del campamento, siempre y cuando accedan a una reubicación voluntaria, sin embargo, aún no hay fecha para poner en marcha los nuevos albergues, según confirmó el Secretario de Bienestar de Tijuana, Gerardo López.

“Estamos en espera de qué nos digan cuándo se va aperturar el santuario Migrante no nos han dicho fecha de manera cierta en cuanto se tenga información ya podemos decirles cuándo se podrá hacer un traslado de los que deseen trasladarse, de alguna manera sería trabajar de la mano con los niveles de gobierno y propiamente autoridades americanas ver qué es lo más viable para los que se encuentran en esa área respetando siempre sus derechos humanos”, dijo López.

Melissa Adan, reportera de NBC 7 y Gilberto Dorrego, presentador de tu Noticiero TELEMUNDO 20, conversaron sobre la experiencia que ha sido cubrir los retos de ambos lados de la frontera por las restricciones por la pandemia.

Mientras tanto, los migrantes viven y conviven en este mismo espacio, donde el sábado, la ayuda les llegó del otro lado de la frontera.

Decenas de integrantes de la iglesia “River Church” de Anaheim California, acudieron al campamento para llevarles despensas, servicios como cortes de pelo, y hasta piñatas y juguetes para los niños de El Chaparral, pues afirmaron que la necesidad es prioritaria.

“Como iglesia si vemos que hay necesidad, si vemos que hay familias que no tienen para comer si vemos que hay niños que duermen a la intemperie y necesitan un amigo ahí es donde nosotros vamos porque definitivamente el hambre no espera”, dijo Ítalo Valladares, pastor de la iglesia californiana.