Ni policía ni violencia desalientan a vacacionistas