Mexico

Kevin, de 6 años, canta y vende dulces para ayudar a su mamá con discapacidad

El pequeño trabaja en sus tiempos libres para ayudarle a su mamá, quien perdió una de sus piernas y su trabajo luego de un accidente.

Telemundo

TIJUANA - En México hay más de 3.3 millones de niños que trabajan. Y con la pandemia, se prevé un incremento de esta cifra en los hogares mexicanos ante la difícil situación económica que arrastra el COVID-19, de acuerdo con el INEGI.

En Tijuana, menores como Kevin, de solo 6 años, trabajan en su tiempo libre para ayudar con los ingresos económicos en su hogar. Su peculiar voz llama la atención de todo aquel que pasa a su lado.

Al lado de su madre, escogen un lugar céntrico en la ciudad, para cantar sus alabanzas y vender dulces para su sustento, pues a raíz de un accidente, Irasema Aguirre de 59 años, perdió su pierna.

“Yo estoy trabajando, canto y vendo chicles y mazapanes”, dijo el menor a TELEMUNDO 20.

“Yo tuve un accidente y se me gangrenó mi pierna me la cortaron. Así como una úlcera y pues ya no me la pudieron salvar”, dijo Aguirre.

Pero no solo perdió su pierna sino también su trabajo en una fábrica de insumos médicos en la ciudad.

“Y pues yo digo bueno tengo mis manos mis pies le rogaba a mi patrón que me dejara pero pues no quisieron”, comentó la madre.

Sandra Janet Sánchez Gómez detalló a medios como Rolando Armando Hernández, su pareja sentimental y padrastro de su hijo de dos años, le confesó cómo había lastimado a su pequeño, Arnoldo Saúl, mientras ella efectuaba algunas compras el 17 de febrero en San Cristóbal de las Casas, México.

Pero Aguirre no perdió las ganas de seguir adelante para sus dos hijos, entre ellos, el pequeño Kevin.

Y ahora, cantando, enfrentan la pandemia y la difícil situación económica. Ella y Kevin trabajan para sobrevivir y pero también para darse un pequeño gusto.

“Me lo gasté en puros dulces”, dijo Kevin, entre risas.

Las alabanzas de su iglesia son sus canciones favoritas y busca compartirlas con todos, pues aseguró que a través de su fe ha salido adelante de todas las dificultades que ha enfrentado.

Los padres de Gabriel Villar de 11 años salieron de Orlando Florida rumbo a México para renovar su visa de turista y actualizar su visa de trabajo, pero ambas fueron negadas y ahora no pueden regresar.

Ellos tienen un pequeño micrófono, pero la potente voz de Kevin y su carisma lo hacen destacar entre la multitud del centro de la ciudad.

En acapella pero a todo pulmón, y con una sonrisa que contagia, Kevin sueña con poderse comprar una guitarra muy especial.

“Es roja tiene unos dibujitos de una película que mi maestra me llevo a ver en el cine”, dijo Kevin.

Por lo qué con una motivación más se ganan la vida. “Quiere una guitarra y qué tenemos que hacer, pues trabajar”, señaló Aguirre. 

Contáctanos