Pescadores comparten aguas con traficantes de personas en la fronteriza Baja California

Los pescadores en los puertos entre Rosarito y Ensenada aseguran que tratan de ignorar el tráfico de migrantes de Baja California a San Diego, que incrementó en un 92% en el último año.

PLAYAS DE ROSARITO – Los cruces ilegales de personas por mar han incrementado un 92% en el último año, de acuerdo el gobierno de Estados Unidos y, desde Popotla, al amanecer, se puede ver el movimiento de lanchas que buscan ingresar al mar. Pescadores que comparten las aguas con los llamados traficantes de personas, dijeron a TELEMUNDO 20 que es una situación que ellos tratan de ignorar.

Pescadores en los puertos entre Rosarito y Ensenada afirman que sólo se dedican a lo suyo.

“Nosotros somos independientes del trabajo de los pollos que dicen que hay aquí, nosotros pura pesca, metemos redes un rato, llevamos turistas a pasear, pero hasta ahí nada más”, relató Rigoberto Vásquez, antes de partir a la pesca en el puerto de Popotla.

El tráfico de personas en ese puerto es un secreto a voces, pero quienes trabajan ahí prefieren no ver, según dicen.

“Nosotros somos ajenos a eso, porque nosotros nos dedicamos al trabajo nada más”, aseguró Carlos Acosta, pescador en la zona desde hace más de 50 años, quien admite que, al paso de los años, ha sido imposible no toparse con migrantes, que les preguntan su precio por llevarlos a Estados Unidos.

“Han venido gente así, pero que no saben pues, y preguntando que Tijuana, que Tijuana, y ya uno les dice ve a Tijuana, aquí no”, agregó Carlos Acosta.

El recorrido por mar, detallan, puede ser de una hora a dos desde Popotla a San Diego.

Cada madrugada, los pescadores aseguran esforzarse por mantenerse a salvo, preparan su equipo y sus lanchas, saben que el mar no perdona y muchos han muerto ahogados, como tantos migrantes que arriesgaron el todo por el todo y sí llegaron a San Diego, para morir ahí.

Popotla, un puerto pesquero del municipio de Playas de Rosarito Baja California
ELIGIO HERNÁNDEZ/ TELEMUNDO 20
Popotla es un puerto pesquero en el municipio de Playas de Rosarito, Baja California, México.

-“¿Llegan migrantes a tratar de decirle deme un raite o algo así?”

-“Jaja no, a mí no”

-“¿Pero ha visto compañeros a los que les ha pasado?”

 -“A mí sí”, dijo Miguel, también pescador en Popotla con más de 30 años de servicio.

Lancha en Popotla, un puerto pesquero del municipio de Playas de Rosarito Baja California
ELIGIO HERNÁNDEZ/ TELEMUNDO 20
Pescadores en la madrugada en el puerto de Popotla, Baja California.

La Patrulla Fronteriza dice que la presencia de traficantes en puertos como este y otros en Baja California es un problema grave.

“Puede ser mortal si las personas, los migrantes, no traen chaleco salvavidas y no saben nadar, la persona, potencialmente se pueden ahogar”, dijo Ángel Moreno, vocero de la Patrulla Fronteriza en San Diego.

En el año fiscal 2019 la Patrulla Fronteriza arrestó a 660 personas que intentaban cruzar por mar; en el 2020, la cifra subió a 1,273 personas, y este 2021 en solo cinco meses la cifra ha llegado a 1,100 personas detenidas que intentaban cruzar por mar. El número de muertes este 2021 ha llegado a cinco.

“Son personas que no tienen entrenamiento para poder manejar estas embarcaciones, entonces es algo que es muy alarmante”, alertó el vocero de la Patrulla Fronteriza en San Diego.

Ante la ola trágica de muertes en la frontera, las autoridades federales y locales hicieron un llamado enérgico a los traficantes de personas y a los migrantes que sueñan con cruzar la frontera a EEUU.

VIGILANCIA A LOS DOS LADOS DE LA FRONTERA

“Hacemos algo que se denomina operativos espejo con la CBP, es decir, hacemos un recorrido con las unidades de la CBP y de este lado de la frontera, unidades de nosotros que vamos peinando para identificar algún cruce ilegal”, informó el secretario de seguridad pública en Tijuana, Pedro Cruz Camarena.

Gracias al trabajo de inteligencia identifican más puertos y playas de los que parten grupos que intentan cruzar a migrantes.

“Están saliendo las embarcaciones no solamente de Playas de Tijuana, pero también como mencioné anteriormente de Rosarito, Ensenada y hasta de Puerto Nuevo, en ciertos instantes, también nos hemos dado cuenta de que salen del área de Sinaloa”, enumeró Ángel Moreno.

TENSIÓN EN LA ZONA

Comparece ante una corte de justicia en San Diego

“Porque ahorita, como dicen, es tierra de nadie”, señaló Carlos Borraz, mientras se preparaba para pescar.

TELEMUNDO 20 recorrió los puertos entre Rosarito y Ensenada, hablamos con una de las víctimas en estas embarcaciones ilegales, un hombre que asegura haber vivido tres días en el mar en su intento por llegar a Estados Unidos.

“Estábamos entumidos totalmente, no podíamos ni estirar los pies, estaban cruzados pies con pies ahí, entre el agua”, relató el hombre que prefirió no dar su nombre o mostrar su rostro.

A este testigo, según cuenta, le prometieron un yate, recámara y todas las comodidades para cruzar a salvo la frontera; en cambio, se encontró con la desesperación y la falta de acceso a un sanitario 

“Sí me siento algo triste y desesperado, pues es una manera muy difícil para... como yo tengo que 37 años, otro niño que iba de 13 años, íbamos sufriendo todos”, señaló.

Y mientras la procuradora adjunta de Estados Unidos, Blanca Quintero, señaló que “no hay nada aquí en Estados Unidos que valga el sacrificio de su vida”. En ningún otro año han muerto tantos migrantes ahogados en esta zona como los que van en el 2021.

El cruce marítimo cuesta unos $16,000 y se realiza en lanchas pequeñas que, dicen los pescadores, cuestan hasta $25,000 cada una y los yates hasta $50,000, sin embargo, aseguran, en el caso de las lanchas que operan en Popotla es peligroso subir a más de cuatro personas.

El costo del sueño americano

“Lo máximo cinco a seis personas”, dijo el pescador Rigoberto Vásquez.

Y mientras los ojos de estos pescadores se deleitan con la vista y la alegría de pescar langosta, pescado blanco, cabrilla, entre otras especies, dicen estar convencidos que hasta hoy su trabajo es de valientes.

“El oficio de pescador no es un oficio: es una forma de vivir, es algo que se disfruta”, agregó Miguel, pescador por 30 años en Popotla.

A diario se enfrentan al frío del mar, las condiciones de la marea, la escasez y, sobre todo, a no saber quién aborda su embarcación o a quién se encontrarán en medio del océano.

TELEMUNDO 20 pidió una entrevista con la Marina de México para conocer más sobre los rescates y operativos que realizan en estas embarcaciones desde Baja California, pero hasta el momento no ha habido respuesta.

Contáctanos