Venezuela: oposición pide desconoce Constituyente

El presidente Maduro dice que la medida es "para lograr la paz", luego de un mes de protestas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    En Venezuela Maduro llama a una Constituyente

    El presidente convoca a un cambio en la Constitución como propuesta a resolver la crisis política.

    (Publicado lunes 1 de mayo de 2017)

    CARACAS — La oposición venezolana pidió desconocer la convocatoria del presidente Nicolás Maduro a una Asamblea Nacional Constituyente y llamó a nuevas protestas callejeras.

    El presidente de la Asamblea Nacional, diputado Julio Borges, acusó el lunes al mandatario de dar el “golpe de estado más grave” de toda la historia, al convocar a una Asamblea Nacional Constituyente.

    “Debemos seguir luchando como hasta ahora lo estamos haciendo”, dijo Borges al llamar a los venezolanos a salir el martes a las calles para proseguir las protestas contra el gobierno que ya entraron en el segundo mes.

    El presidente Nicolás Maduro llamó el lunes a realizar Asamblea Nacional Constituyente para “refundar” a Venezuela con una nueva Constitución, en momentos que su gobierno enfrenta protestas opositoras casi diarias en las que le exigen dejar el poder.

    Horas después de que la oposición tomara de nuevo las calles y ante miles de adeptos, Maduro dijo que su llamado era para una asamblea ciudadana en lo que consideró un intento para restablecer la paz ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo con la oposición, a cuyos integrantes

    acusa de intentar dar un golpe de Estado en su contra.

    “Anuncio la convocatoria del poder constituyente originario, al proceso popular constituyente para ganar la paz, para vencer el golpe de Estado y para perfeccionar el sistema económico, social y político del pueblo”, señaló Maduro en un acto con motivo del Día Internacional del Trabajador.

    Venezuela atraviesa un clima de alta tensión política y creciente espiral de violencia tras las prolongadas protestas contra el líder socialista que han dejado un saldo de 29 muertos, centenares de heridos y cerca de 1,300 detenidos. Las más recientes manifestaciones comenzaron a fines de marzo.

    Maduro propuso la realización de una Asamblea Constituyente para eliminar la constitución vigente desde 1999, formulada por su antecesor Hugo Chávez, y crear una nueva que incluya un reordenamiento del Estado, el Congreso y el poder judicial.

    "Ya yo hoy tengo clara la película, ellos (la oposición) no se van a detener en su embestida fascista y nos toca derrotarlos", aseveró.

    Maduro mantuvo sus críticas contra la oposición, aunque también la llamó a retornar al proceso de diálogo que está estancado desde diciembre.

    La Constitución establece que el presidente puede convocar a una Asamblea Constituyente, algo que también puede hacer el Congreso, actualmente controlado por la oposición.

    Los líderes de la oposición criticaron de inmediato a Maduro, a quien acusaron de intentar dañar aún más el orden constitucional de Venezuela.

    "No vamos a aceptar los venezolanos que siga autogolpe madurista ahora con otro fraude constitucional. Pretenden matar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela !No podrán!", señaló el excandidato presidencial Henrique Capriles en su cuenta de Twitter y llamó a la gente a continuar las protestas y oponerse a lo que calificó como una “locura” .

    Las tensiones políticas se agitaron en Venezuela a finales de marzo a raíz de dos sentencias que emitió el Tribunal Supremo de Justicia en las asumió las competencias legislativas de Congreso y limitó la inmunidad de los diputados. El máximo tribunal, que es señalado de estar controlado por el gobierno, revirtió en abril los dictámenes, pero las protestas aún no han cesado.

    El gobierno y la oposición volvieron a medir fuerzas el lunes en el marco del Día Internacional del Trabajo, con marchas en la capital y otras ciudades del país, en medio de un clima de alta tensión política y creciente espiral de violencia que generan preocupación en la comunidad internacional, la cual aboga por una salida negociada a la crisis.