California: ADN ayuda a resolver crimen cometido hace cuatro décadas

La víctima fue una niña de 11 años asesinada en el sur de California en 1972.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    California: ADN ayuda a resolver crimen cometido hace cuatro décadas
    Torrance Police
    Jake Edward Brown fue identificado como el sospechoso en un secuestro y asesinato en 1972 de Terri Lynn Hollis, el 11 de septiembre de 2019. La niña desapareció el Día de Acción de Gracias y su cuerpo fue encontrado más tarde en un acantilado en Oxnard.

    LOS ÁNGELES - El ADN y la genealogía genética llevaron a la policía a resolver un caso sin resolver e identificar a un hombre ahora fallecido que secuestró y mató a una niña de 11 años en el sur de California hace casi 47 años, dijeron las autoridades. 

    Terri Lynn Hollis desapareció de su casa de Torrance en Acción de Gracias en 1972. Su cuerpo, vestido solo con una camiseta, fue encontrado al día siguiente por pescadores en un acantilado debajo de la Pacific Coast Highway (PCH) en Oxnard. 

    Las autoridades exhumaron el cuerpo de Jake Edward Brown, quien murió en Arizona en 2003, para confirmar que su ADN coincidía con la evidencia, dijo Irvine. Brown había sido arrestado en relación con dos casos de violación que ocurrieron después de la muerte de Hollis. 

    "Este crimen es de lo que están hechas las pesadillas, y ninguna familia debería tener que pasar por tal tragedia", dijo el jefe de policía de Torrance, Eve Irvine, en una conferencia de prensa. 

    Randy Hollis, su hermano, tenía 16 años en ese momento y dijo que todavía está de luto cada Día de Acción de Gracias. 

    "Cuando lo piensas, 47 años, es sorprendente que hayamos llegado a este día", dijo. "Solo desearía que mis padres aún estuvieran vivos para ver esto". 

    Durante años, los esfuerzos para encontrar al asesino de Hollis no tuvieron éxito a pesar de 2.000 entrevistas y búsquedas de ADN. En 2018, un análisis de genealogía genética de bases de datos públicas realizado por Parabon NanoLabs Inc., con sede en Virginia, llevó a las autoridades a un pariente de Brown. La policía pudo identificarlo en 2019, lo que Irvine dijo que habría sido imposible si la evidencia inicial no hubiera sido preservada. 

    Irvine dijo que Brown también tenía un alias y varias direcciones. Añadió que la policía no sabe por qué estaba en Torrance en 1972. 

    La policía está investigando si Brown está relacionado con otros delitos no resueltos.