Arzobispo Gómez encabezará a obispos de Estados Unidos

Es el primer hispano en convertirse en presidente de la Conferencia de Obispos de EEUU.

El arzobispo José Gómez, de la Arquidiócesis de Los Ángeles, ganó abrumadoramente las elecciones el martes como el primer hispano en encabezar la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. 

Gómez, un inmigrante de México de 67 años, ha sido vicepresidente de la conferencia durante los últimos tres años. Se lo considera un conservador de mentalidad práctica en lo que respecta a la doctrina de la iglesia, pero es un firme defensor de una política de inmigración acogedora que incluiría un camino hacia la ciudadanía para muchos inmigrantes que viven ilegalmente en los Estados Unidos. 

En agosto, después de que un hombre mató a 22 personas en un Walmart en El Paso, Texas, en un ataque dirigido a mexicanos, Gómez publicó en un blog un mensaje para condenar a los supremacistas señalando que el español se hablaba en Norteamérica antes que el inglés. 

Gómez sucede al cardenal Daniel DiNardo, arzobispo de Galveston-Houston, cuya presidencia se vio complicada por la crisis de abuso sexual del clero de la iglesia. 

Después de la elección de Gómez, los obispos eligieron al arzobispo de Detroit Allen Vigneron, de 71 años, como el nuevo vicepresidente. Por tradición, eso lo pone en línea para convertirse en presidente en tres años. 

Al igual que Gómez, Vigneron ha criticado algunas políticas estadounidenses que considera hostil a los inmigrantes, pero se le considera un conservador acérrimo en la mayoría de los asuntos. 

Gómez nació en Monterrey, México, y estudió teología en la Universidad de Navarra en España. Fue ordenado sacerdote del Opus Dei en 1978 y trabajó en el área de Galveston-Houston y en Denver antes de ser nombrado arzobispo de San Antonio en 2004. Se convirtió en arzobispo de Los Ángeles en 2011. 

"El arzobispo Gómez es un pastor callado con una voz poderosa para los inmigrantes", dijo John Gehring, director del programa católico en una red de clérigos con sede en Washington llamada Fe en la vida pública. "El primer latino en liderar a los obispos católicos en un momento en que la administración Trump está atacando a los inmigrantes no tendrá miedo de denunciar el racismo y el nativismo". 

Se espera que los obispos católicos, en su conferencia de tres días que finalice el miércoles, autoricen el desarrollo de una "visión integral" para el ministerio hispano, que se completará en los próximos años. 

Si bien los hispanos representan aproximadamente el 37% de todos los católicos de Estados Unidos, ya no son un grupo católico mayoritario, según el Centro de Investigación Pew. Una encuesta reciente de Pew dijo que el 47% de los hispanos en los Estados Unidos ahora se llaman católicos, frente al 57% en 2009.

Contáctanos