Familia asesinada pertenecía a escisión religiosa

mexico-gabinete-canciller-sonora

CIUDAD DE MÉXICO.— Las tres mujeres y seis niños asesinados el lunes por hombres armados presuntamente de un cártel de narcotráfico en el norte de México vivían en una comunidad agrícola remota donde los residentes con doble nacionalidad, la estadounidense y mexicana, se identifican como “mormones”. 

Muchos de ellos son descendientes de antiguos miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que huyeron de Estados Unidos para escapar de la prohibición a la poligamia impuesta por esa Iglesia en el siglo XIX. 

La comunidad de La Mora tiene menos de 1,000 habitantes y se ubica en un valle desértico rodeado por montañas a unos 110 kilómetros (70 millas) al sur de las ciudades fronterizas de Douglas, Arizona, y Agua Prieta, en el estado mexicano de Sonora. 

Aunque muchos residentes de La Mora se identifican como "mormones", también se consideran como independientes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, comentó Cristina Rosetti, experta y catedrática de fundamentalismo mormón. 

Muchas familias que viven en la zona conocida por el cultivo de algodón y granos datan los orígenes de La Mora a la década de 1950 y algunos tienen unas raíces mucho más profundas. 

Un residente de la comunidad que habló bajo condición de anonimato comentó que su bisabuelo se asentó ahí a finales de la década de 1890 o principios de 1900 luego de abandonar Estados Unidos, pero fue regresado al norte de la frontera por el revolucionario mexicano Pancho Villa. 

El bisabuelo no regresó, pero el abuelo del residente se volvió a mudar a La Mora en la década de 1950 junto con otras personas, agregó. La persona pidió no ser identificada debido a que temía que pudiera ser objeto de un ataque por parte del cártel. 

Aunque muchos de los residentes de La Mora creen en los principios del mormonismo convencional, también creen que “no deberían formar iglesia, ni deberían estar organizados alrededor de un líder. Simplemente deberían ser mormones y vivir su vida mormona. Así son los habitantes de La Mora”, dijo Rosetti. 

Algunas de las familias que viven ahí siguen practicando la poligamia, aunque otras lo dejaron de hacer hace décadas, añadió. 

A principios de año, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días lanzó una campaña para que la gente dejara de utilizar los nombres abreviados de la iglesia “mormón” y “LDS”. 

En su explicación de la decisión de poner fin a los apodos de su fe, el presidente de la iglesia Russell M. Nelson dijo que "el Señor le recalcó la importancia del nombre completo y que dejarlo fuera era una gran victoria para Satanás”.

Contáctanos