Presidente salvadoreño se dice confiado en renovación de TPS

A pesar de no tener una solución concreta aún, se siente “confiado” en que obtendrá un “resultado positivo”

NUEVA YORK — El presidente salvadoreño Nayib Bukele dijo el miércoles tras reunirse con el presidente Donald Trump que a pesar de no tener una solución concreta aún, se siente “confiado” en que obtendrá un “resultado positivo” para renovar el TPS de 195,000 salvadoreños que viven en Estados Unidos.

TPS son las siglas de un estatus migratorio que en inglés se conoce como Temporary Protected Status. Desde hace décadas, es un beneficio que se otorga a ciudadanos de países que fueron afectados por desastres naturales o conflictos armados. Inmigrantes de Haití, Siria, Nepal, El Salvador o Somalia se han beneficiado de este alivio migratorio, que el gobierno de Estados Unidos ha ido renovando.

Bukele dijo a los medios de comunicación tras la reunión con su homólogo estadounidense en un hotel de Manhattan que los beneficiarios del TPS son inmigrantes trabajadores, con familias, que pagan impuestos y tienen hipotecas y que por lo tanto deberían poder quedarse en Estados Unidos.

“Es justo el tipo de gente que a Estados Unidos debe interesarle tener como inmigrantes”, dijo Bukele.

Trump ha amenazado con eliminar este estatus migratorio temporal para ciudadanos salvadoreños. Bukele dijo que si se cuenta a los hijos de los tepesianos, la cifra de afectados por esa posible eliminación sería de 400.000 personas.

Bukele señaló que cuando mencionó el TPS a Trump éste le dijo en ese momento a su director interino del Departamento de Seguridad Interna, Kevin McAleenan, que analizase el tema y trabajase en ello. Bukele también explicó que la canciller salvadoreña Alexandra Hill Tinoco viajará a la ciudad de Washington para trabajar con McAleenan sobre temas como éste.

Antes de la reunión, varios salvadoreños se plantaron frente al hotel donde se reunieron Trump y Bukele para pedir que se mantenga la protección migratoria.

Por otro lado, el mandatario centroamericano predijo una cooperación positiva con Estados Unidos.

“Creo que hay una muy buena relación que va a construirse”, dijo Bukele a los periodistas a la salida de la reunión. “Una cosa que fue una sorpresa para nosotros fue que aunque era una reunión bilateral estaba prácticamente todo su gabinete de alto nivel. Estaba (el secretario de estado Mike) Pompeo, estaba el secretario McAleenan, estaba su yerno”.

Bukele dijo que cuando se mencionaban problemas que tienen en común Estados Unidos y El Salvador, Trump “inmediatamente se dirigía a su secretario y le decía ‘quiero que trabajes en ese tema’”.

Al inicio de la reunión, Trump y Bukele se adularon mutuamente, con Trump diciendo que su homólogo salvadoreño ha “hecho un trabajo increíble” para debilitar a la violenta pandilla MS-13. Según Bukele, Trump también le agradeció el haber suscrito un acuerdo la semana pasada que facilitaría el envío de migrantes a El Salvador desde Estados Unidos.

Bukele dijo además que a Trump le gustaron sus zapatos.

Antes de la reunión, Bukele dijo a los periodistas estadounidenses que Trump es un tipo simpático y “cool” y que ambos usan Twitter mucho. También dijo que Estados Unidos no sólo es un socio y un aliado sino además “un amigo” de El Salvador.

La semana pasada, El Salvador firmó un acuerdo con Estados Unidos que facilitaría que éste último país enviara inmigrantes que buscan asilo a El Salvador para que lo solicitaran allí. El acuerdo fue duramente criticado por grupos que ayudan a inmigrantes, quienes denunciaron que El Salvador es uno de los países más violentos del mundo y por lo tanto, no se puede enviar a solicitantes de asilo allí.

Antes de la reunión, que fue a puerta cerrada, Bukele destacó dijo que tenía ganas “de trabajar con el presidente Trump en los próximos cinco años”.

El miércoles Bukele también se reunió con el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

Contáctanos