Coronavirus

San Diego detiene la administración de la vacuna Johnson & Johnson

Qué hacer si recibiste ésta vacuna.

Telemundo

SAN DIEGO – El condado de San Diego seguirá la recomendación del gobierno federal de detener el uso de la vacuna Johnson & Johnson mientras el departamento investiga la formación de coágulos de sangre poco comunes, pero potencialmente peligrosos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Administración de Alimentos y Medicamentos dijeron que estaban investigando después de que 6 mujeres de entre 18 y 48 años experimentaron coágulos inusuales entre 6 y 13 días después de la vacunación. Los coágulos se produjeron en las venas que drenan sangre del cerebro y se produjeron junto con plaquetas bajas.

Los seis casos se produjeron al tiempo que se han administrado más de 6.8 millones de dosis de la vacuna Johnson & Johnson.  La gran mayoría de las personas han experimentado efectos secundarios leves o nulos.

Ponen pausa en este tipo de vacuna contra el COVID-19

"Estos eventos parecen ser extremadamente raros", dijeron las agencias en un comunicado conjunto.

Los informes parecen similares a un tipo raro e inusual de trastorno de la coagulación que, según las autoridades europeas, posiblemente esté relacionado con la vacuna COVID-19 de AstraZeneca aún no aprobada en EEUU.

La muerte por coronavirus es peor que los riegsos de posibles coágulos de sangre de la vacuna de AstraZeneca, según la OMS.

El condado de San Diego ya se estaba preparando para una fuerte caída en el suministro de vacunas Janssen después de que un error de fabricación en una planta de Johnson & Johnson en Baltimore provocara la retirada de 15 millones de dosis de vacunas la semana pasada. Los casi 5 millones de dosis que se esperaba que se distribuyeran en Estados Unidos fueron reducidos a casi 700,000.

Se esperaba que el condado de San Diego solo recibiera alrededor de 3,400 dosis de J&J durante toda la semana, por lo que no es probable que la pausa tenga un gran impacto en los esfuerzos de distribución.

Cal Fire San Diego, que a menudo distribuye la vacuna Janssen a las comunidades rurales a través de un programa llamado Operation Collaboration, dijo que están trabajando para usar otro suministro, ya sea Moderna o Pfizer, para continuar su proceso el martes. Los esfuerzos más allá de eso no estaban claros.

El martes, California ordenó a los condados que detuvieran la distribución de Johnson & Johnson pero también dijo que la acción no afectaría significativamente su suministro de vacunas y no afectaría el calendario de reapertura del estado del 15 de junio.

El médico internista Jaime Salas habló sobre los coágulos sanguíneos en el cerebro que la vacuna de Johnson & Johnson podría causar en algunas personas. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

"En California, menos del 4% de nuestra asignación de vacunas esta semana es la vacuna Johnson & Johnson", dijo la Dra. Erica Pan, epidemióloga estatal.

Los sitios que administran la vacuna Janssen deberán conservar su suministro hasta que la FDA brinde más orientación sobre su uso. Está previsto que un comité asesor federal se reúna el miércoles para revisar las reacciones y considerar cómo proceder, y los funcionarios dijeron que esperan más información en unos días.

Pan también dijo que California también convocará un grupo de trabajo de seguridad científica regional para revisar la información proporcionada por el gobierno federal. El grupo de revisión creado por California y al que se unieron Nevada, Washington y Oregón aprobó Johnson & Johnson para su uso en los estados el 3 de marzo.

Debido a que solo se requería una dosis, esta vacuna era la opción para llegar a comunidades como Mount Hope.

Qué hacer si ya recibiste la vacuna Johnson & Johnson

Los funcionarios recomiendan que las personas que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson y que experimentan dolor de cabeza intenso, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad para respirar dentro de las tres semanas posteriores a la inyección se comuniquen con su proveedor de atención médica.

Si no has experimentado ninguno de los efectos secundarios anteriores dentro de las tres semanas posteriores a la vacunación, el riesgo de una reacción adversa es poco probable, dijo la FDA, pero sigue monitoreando los síntomas.

Para los médicos, si un paciente necesita tratamiento para un coágulo de sangre, las autoridades de salud de EEUU, advirtieron a los médicos contra el uso de un tratamiento típico para los coágulos, la heparina, un diluyente de la sangre.

"En este entorno, la administración de heparina puede ser peligrosa y es necesario administrar tratamientos alternativos", dijeron la FDA y los CDC.

Contáctanos