El arte trae vida a conversaciones con inmigrantes quienes se ganan la vida conduciendo