Variante Ómicron

Despiden a más militares que se rehusaron a vacunarse

Mientras tanto, el Pentágono anunció que siete miembros del personal que viajaron con la subsecretaria de Defensa Kathleen Hicks la semana pasada, incluida una parada en la Base Naval de Coronado, dieron positivo por el virus.

American flag on helmet of US Marine soldier.

SAN DIEGO - El Cuerpo de Marines despidió a 66 marines la semana pasada por negarse a recibir la vacuna contra el coronavirus según lo ordenado por el ejército, superando a los otros servicios en la disciplina relacionada con las vacunas.

Las últimas acciones de USMC que se produjeron cuando los casos de COVID-19 aumentaron en todo el país como resultado de la variante Ómicron, elevaron a 169 el número total de infantes de marina expulsados ​​del servicio por rechazo de vacunas.

"La velocidad con la que la enfermedad se transmite entre las personas ha aumentado el riesgo para nuestros marines y la misión del Cuerpo de Marines", dijo USMC en un comunicado, incluso cuando el porcentaje de aquellos al menos parcialmente vacunados se mantuvo en 95%, igual que la semana pasada.

El aumento de la infección también afectó de cerca al líder número dos del Departamento de Defensa. El Pentágono anunció el jueves que siete miembros del personal que viajaron con la subsecretaria de Defensa Kathleen Hicks la semana pasada a Hawai, California y Nebraska dieron positivo por el virus. Hasta ahora, Hicks y miembros de su equipo personal dieron negativo en las pruebas.

Los senadores Cory Booker y Elizabeth Warren ya habían recibido las dosis de refuerzo de la vacuna. Detalles en el video.

El viaje de Hicks incluyó paradas en la Base Naval Anfibia de Estados Unidos en Coronado en San Diego y el Comando Estratégico de EEUU en Omaha. También visitó la instalación de almacenamiento de combustible a granel de Red Hill en Hawái y se reunió con familias que se han visto afectadas por la contaminación del combustible en el agua potable en la base conjunta Pearl Harbor-Hickam.

El departamento dijo que las pruebas que mostraron los resultados positivos se tomaron al final del viaje y que ahora se está rastreando los contactos en todas las bases, hoteles y otras instalaciones que visitó Hicks.

Estados Unidos está experimentando un promedio de 149,000 infecciones al día, ya que Ómicron parece propagarse hasta tres veces más rápido que la variante Delta.

Las autoridades dicen que las vacunas, particularmente con los refuerzos, refuerzan las protecciones contra enfermedades más graves. Y el Pentágono ha ordenado a todos los miembros del servicio (en servicio activo, Guardia Nacional y Reservas) que se vacunen, diciendo que es fundamental para mantener la salud y la preparación de la fuerza.

Ya esta semana, el Pentágono dijo que se desplegarán 1,000 soldados en servicio activo en los estados para ayudar a apuntalar a los asediados trabajadores de la salud.

“Sé que están cansados, sé que están frustrados. Todos queremos que todo esto acabe. Pero seguimos en esto”, dijo el presidente.

La Infantería de Marina ha sido la más agresiva al despedir a las tropas que rechazan la vacuna. Y también ha denegado todas las solicitudes religiosas de exenciones de vacunas que se han procesado. Hasta el jueves, 3,080 de las 3.192 solicitudes recibidas, o más del 96%, han sido procesadas y rechazadas.

La tasa de vacunación marina es la más baja entre los servicios militares. El Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea tienen casi o más del 98% de los que han recibido al menos una oportunidad.

Contáctanos