Los padres de una niña de Chula Vista buscan un milagro

Los médicos dicen que tiene los días contados debido a un cáncer inoperable

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Niña de Chula Vista lucha contra tumor cerebral

    Sus padres dicen que le restan meses de vida pero no pierden la esperanza. Mientras tanto organizan un evento para recaudar fondos para los gastos hospitalarios.

    (Publicado jueves 18 de abril de 2019)

    Una niña de 4 años no puede hablar, ni moverse como lo hacía antes y ahora está atada a una cama de hospital luchando contra un tumor cerebral.

    Ashley está internada en el hospital Rady y a pesar que los doctores les han dado un diagnóstico poco alentador, sus padres no han perdido la esperanza.

    Niña de 4 años lucha contra tumor cerebral

    [TLMD - SD] Niña de 4 años lucha contra tumor cerebral
    La familia de Chula VIsta dice no perder la esperanza mientras la pequeña es atendida por un especialista en Los Ángeles.
    (Publicado jueves 21 de marzo de 2019)

    “Es muy difícil porque no la quiero perder, pero tampoco quiero que sufra”, dijo Jesús Moeno, padre de la menor. “Esto bien triste, tengo el corazón en el pescuezo”.

    Los padres se sienten atados de manos y no pueden hacer nada para sanar a su pequeña.

    “Tiene un tumor canceroso, y no hay nada que le pueda ayudar. No la pueden operar porque sería muy riesgoso. El tumor es como un volcán. En cualquier momento podría reventarse si la operaran”.

    Hace un par de semanas TELEMUNDO  20 habló en exclusiva con la familia y en ese entonces desconocían si el tumor era maligno, pero ya fueron informados que desafortunadamente sí lo es.

    Según el padre, los médicos les han dicho que solo le quedan a lo máximo nueve meses de vida.

    Ya que los padres de Ashley tienen un mes y medio sin trabajar y aún deben pagar los gastos del hospital, y la renta de su casa han abierto una cuenta de GoFundMe para apoyarse en la comunidad.

    Una maestra notó cambios en la niña que generalmente era feliz, enérgica y saludable. No podía mantener el equilibrio y, a menudo, tropezaba y caía cuando caminaba.

    La madre de Ashley llevó a la pequeña al médico en San Diego para un chequeo, pero el diagnóstico sorprendió a toda la familia.

    Una tomografía computarizada reveló un tumor en el tronco cerebral de Ashley.

    "Tenemos fe de que hay algo, tenemos fe en Dios que puede hacer algo, pero también sabemos que cada día puede se su último", dijo Moreno.