Esposa defiende a exmarine de apuñalamiento y homicidio

"Jugué muchas veces en mi cabeza cómo hacerlo", dijo Schmit

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Mikhail Schmidt confiesa en video asesinato

    Admitió haber asesinado a un trabajador de la construcción de 37 años en Oceanside "al azar". (Publicado martes 17 de septiembre de 2019)

    Para ver las extrañas declaraciones que hizo el acusado en corte el martes presiona aquí.

    Justo momentos después de que un jurado vio un video de una confesión, la esposa de un ex infante de Marina, defendió a su marido, quien fue acusado de apuñalar y matar a un trabajador de construcción.

    Mikhail Schmit de 33 años fue acusado de apuñalar hasta la muerte a un trabajador de construcción de 27 años, identificado como Jacob Bravo en Oceanside, en marzo del 2017. El cuerpo de la víctima fue descubierto por un compañero en la mañana que Schmit confesó lo sucedido a la policía.

    Las autoridades arrestaron y cuestionaron a Schmit luego de que confesó a su supervisor de trabajo, sobre lo ocurrido. Schmit dijo que esa confesión le pesó.

    "Ese fue mi gran derrumbe", le dijo a detectives. "Yo necesitaba reconocimiento".

    En su confesión, Schmit le dijo a detectives que su víctima fue elegida al azar.

    "No había rima o razón detrás de porque lo elegí", dijo Schmit en el video. "Últimamente, anhelaba el sabor a sangre. Lo necesitaba. No sé que pasó por mi. Me salí de la casa con la intención de hacer daño".

    Schmit recordó haber subido a su auto y manejar por la costa buscando una víctima, algo que dijo ya había hecho en noches anteriores, pero que nunca seguía hasta que vio a Bravo.

    Él vio a Bravo saliendo de una licorería y lo siguió. Él se esperó afuera del tráiler de Bravo y luego lo apuñaló hasta su muerte, en la manera que los infantes de Marina son entrenados.

    "Jugué muchas veces en mi cabeza cómo hacerlo", dijo Schmit.

    Luego de que la fiscalía presentó la confesión en video, Melissa, la esposa de Schmit, subió al estrado.

    Ella le dijo al jurado que amaba y apoyaba a su esposo de 10 años.

    La noche del homicidio, ella dijo que él le dijo a ella, que sentía síntomas que le surgían de estrés post-traumático. La defensa argumentó que Schmit también luchaba contra la depresión, abuso de alcohol y psicosis.

    Si Schmit es declarado culpable, enfrenta hasta 25 años de cárcel.

    Schmit fue infante de Marina por ocho años, y fue enviado a Irak en seis ocasiones. Él se jubiló en agosto del 2013 como un sargento, E-6, de acuerdo a un vocero de los marinos. Su última trabajo como infante de Marina fue en Camp Pendleton.